HOME CONTACTOS
 

Noticias

VOCES DE MANDO EN CARGUIOS.-

TOQUES DE CAMPANA.-

Estas eran allá por los años 36 al 50. Como es sabido durante todo mes de Octubre en que se venera al Señor de los Milagros, en el tiempo que salía el Señor el día 1º. De Octubre y se guardaba el 1º. De Noviembre a las 12 del día. El Templo se abría a los fieles y devotos a partir de las 5.30 am. Que demás era hora de la primera misa, y se cerraba a las 10 pm. hora en que comenzaba el Desolíneo (la limpieza) efectuaba, en esos tiempos por los Muchachos de la Iglesia, luego por los Guardianes del Señor y hoy por Los Caballeros del Señor y personal del Monasterio y en lo que se refiere al Altar Mayor y Anda por las madres del Convento.

Lo narrado va a ser de la época del 45 al 55, donde éramos aproximadamente unas 25 personas las encargadas de esta labor, había que voltear bancas para barrer y limpiar el piso del Templo con aserrín y kerosene, rasquetear pisos por la cera, limpiar los velatorios, ensacarla, y cargar los sacos al Convento, cambiar lavar y/o llenar las piletas de agua bendita, limpiar ventanas y Coro bajo y volcar Kerosén al piso, y la Sacristía con sus instalaciones entre ello el altillo (dormitorio) el Coro de los Altos es de exclusividad de las Madres, Sacristía, etc. etc., en esas épocas no existían lustradoras ni aspiradoras, todo era a pulso agua, kerosén, escobas, espátulas etc.

Esta labor concluida mas o menos a las 11.00 de la noche y ya a nosotros nos llegaba “el cajón” de comida de las madres y a partir de las 11.00 pm. comenzaban a llegar la comida... y que comida... ¡ brindada por los hermanos Protectores y para cerrar la cena los postres de la señorita Teresa Santa Cruz y Gamarra, del barrio, (hermana de Nicomedes y Victoria) y manifestaban siempre “es para los Muchachos de la Iglesia” y consigo llegaban a ofrecer unas flores y oraciones al Señor aunque por un tiempo muy corto.

Debemos mencionar aquí, de los que recordamos, a personajes como don Manuel Prado y Ugarteche y la señora Clorinda Málaga de Prado, don Pedro Beltrán y Espantoso, la señora Hortensia Gonzáles Olaechea la bien llamada por todos los muchachos como “la abuelita Hortensia”, la señora Agripina Anderson de Aspillaga y sus hijos Luis, Ramón y Gustavo, don Luis Guillermo Ostalaza, don Flavio Dávila y señora Elisa Champion de Dávila, Manuel Vélez Picasso, Juan B. de Lavalle, Felipe Thorndike, Luis Cabrera del Valle, Carlos Salas y Perales, Fernando Rodríguez Soto, Fernando Lunn, y algunos mas; lo anecdótico era que “caían algunos visitantes” conocedores del asunto, y eran bien recibidos, la verdad existía hasta para “calentao” que era para los que nos quedamos a dormir “en el Altillo” por acolitar las misas de 5.30 am. 6.00, 7.00 y cuidado que habían a esas horas 2 á 3 misas en diversos altares, luego nos retirábamos los que íbamos al Colegio y otros a su trabajo y la verdad ciertos otros, que escapan a mi mente, recuerden para mí han pasado algunos años y en este año cumplo 74 en la Iglesia, lo que ya narramos en el libro No. 2.

Consideramos resaltante que estas personas como Protectores, después de ofrecer sus oraciones al Señor pasaban a la Sacristía y conversaban con el Sacristán quien a la sazón era don José Leonarte Elguera (mi padre) y señores, yo narro la leyenda de lo que he vivido) en forma muy recatada y casi al oído decían: ¿ don José..que tal.... buenas noches... que nos falta... ? y por el momento nada contestaba lo que era que estos devotos durante el año especialmente en el mes de Agosto se acercaban a la Iglesia a preguntar siempre lo mismo, porque solo de mencionar algo de inmediato lo traían. Recuerdo por ejemplo, asistió en cierta oportunidad don Luis Guillermo Ostolaza, siempre con la clásica pregunta de que faltaba y el Sacristán le dijo, tenemos pensado poder al Señor mas alto como en una mesa o base, acondicionando un altar y unas escaleras frente a El ubicándolo delante de la efigie de Santo Toribio de Mogrovejo y el de inmediato replicó... perfecto don José, no se preocupe, al día siguiente se acercó a la iglesia un Señor de parte de la maderera Ostolaza, habló con el Sacristán que se requería y el señor ebanista tomó medidas y a las 48 horas se hizo presente un camión con madera, unos carpinteros, y demás materiales.

Y la segunda oportunidad, la familia Aspillaga y el Sacristán después de un diálogo y las preguntas clásicas, indagaron, José que están haciendo en madera para el Señor... ? y replicó éste raudamente...nada, un altar con sus escalinatas, y recibe de inmediato las “palabras mágicas”... perfecto... no se preocupe, mañana tomaran las medidas y de inmediato el Señor tiene su alfombra.

Y así hay muchas anécdotas mas, como pintadas, luces, flores y floreros, jarrones etc. etc.

Y en este altar que estaba ubicado delante de la efigie de Santo Toribio de Mogrovejo, donde se colocó por muchos años al Señor y allí se celebraban las Grandes Misas Cantadas, con asistencia de grandes personalidades, como gobernantes y otras autoridades y estas eran a partir del día 20 de Octubre a las 12.00 del día.

Son anécdotas que muchos hermanos y fieles, algunos que desconocen y otros quizá haya olvidado, pero que ya han pasado a ser leyendas, y hay mas.

Cenas inolvidables, en la casa del Señor, y lo mejor junto o muy cerca de EL.

Son Historias internas del Monasterio, que merecen ser contadas por que forman parte de la Tradición del Señor de los Milagros de Nazarenas y que muchos hermanos no conocen porque fue mucho tiempos A, algo como se dice en el argot televisivo, era un “detrás de cámaras” en esta historia.

GLM.

Revisar temas »

 


Han visitado esta web

 
Copyright 2012. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú Diseño y Hosting por