HOME CONTACTOS
 

Noticias

Terremoto y Maremoto del 28 de octubre de 1746

Vivian los habitantes de Lima confiados en la constante serenidad de su cielo cuando un nuevo terremoto vino a sembrar la desolación en su recinto. El día 28 de Octubre de 1746 a las 10.30 de la noche comenzó la tierra a estremecerse y duró la violencia de las sacudidas unos tres minutos. Siendo un testigo presencial el Marqués de Obando, porque el acontecimiento sucedió precisamente cuando se prestaba acenar.

A la sazón Gobernaba en el Perú en el año de 1746 don José Manso de Velasco y Chávez Conde Superunda, y precisamente en dicho día del movimiento sísmico, en que la tierra comenzó a estremecerse  bruscamente, derrumbándose nuevamente, Iglesias, Conventos, casas, edificios, y mansiones,; de las iglesias mas dañadas fueron San Agustín y la Merced en cambio poco la de las Trinitarias, La Soledad y el Milagro, la Parroquia de San Sebastián y los Templos de San Francisco y San Pablo de la Compañía de Jesús y lamentar el gran derrumbe de la bóveda de la sacristía y capilla de San Ignacio. En el Callao, la ruina fue total, lo que no arruinó el terremoto, lo destruyó la invasión del mar que anegó su recinto y rebasó por encima de la muralla y de los fuertes que defendían el puerto.

La furia del maremoto inundó gran parte del litoral de Pisco, seis horas mas tarde llegó hasta Talcahuano – Chile donde el mar se desbordó.

De los 23 buques anclados en el puerto del Callao 19 se fueron a pique y 4 quedaron varados en el centro de la ciudad (Hoy en las esquinas de Cochrane y Buenos Aires en el Callao se encuentra el mascarón de proa del San Femi, carcomida figura de mujer a la que llaman poetisa).

Acotan que por razones del terremoto y falta de higiene por epidemia fallecieron alrededor de 2000 personas.

El 10 de Noviembre el Virrey emitió un Decreto encargando la reconstrucción de la ciudad de Lima y la del  Callao se inició el 16 de Enero de 1747.

La Iglesia de las Nazarenas sufrió grandes daños, en el Monasterio cayeron algunas celdas y oficinas y la cerca de la huerta, prodigiosamente EL SAGRADO MURO DEL CRISTO MORENO SE MANTUVO INTACTO.

Fuentes- Archivo Arzobispal de Lima, Cofradías.- Archivo Monasterio de las Nazarenas – Archivo del Observantísimo Monasterio de las Religiosas Carmelitas Nazarenas de Lima. -  R. P. Rubén Vargas Ugarte S.J.  – P.L.P

Volver


Terremoto del 20 de Octubre 1687

En este triste pasaje los historiadores se refieren principalmente por la pluma de un Padre de la Compañía.

Gobernaba el Perú en 1687 el Virrey Melchor de Navarra y Rocafull Duque de la Palata; el terremoto sucedió a las 04.00 de la madrugada en la fecha señalada, cuando la población lógicamente se encontraba durmiendo y un muy violento sismo de aproximadamente 15 minutos de duración estremece la Capital y lugares aledaños.

Naturalmente que el pánico se apoderó de todos, y fue tan tenaz que no dio tiempo a l pueblo a ponerse a buen recaudo, cayendo iglesias, viviendas, mansiones, se abrieron grietas en los pisos, cayeron los Portales de la Plaza Mayor, Palacio de Gobierno, la Capilla Mayor de San Agustín, siendo la destrucción de gran magnitud; en Cañete, Chancay  y Pisco se salió el mar . La Capilla del Santo Cristo de los Milagros y el Sagrado Mural también sufrieron las consecuencias de tan desastroso acontecimiento. A las  6.30 am. volvió nuevamente a temblar la tierra aunque no llegó a temblar con la violencia del primero, pero le superó en duración de modo que edificios que aún quedaban en pie, pero desquiciados, terminaron por venirse al suelo, tales como la esbelta torre de Santo Domingo, la Bóveda y Crucero de San Francisco, y se dice que ningún templo de Lima quedó sin injuria y experimentar los efectos de tan terrible sismo. Solo la Iglesia del Colegio Máximo de San Pablo, estrenada 50 años antes, la de Santa Rosa y el Sagrario de la Catedral resistieron el embate de los vaivenes de la tierra, aún cuando no dejaron de resquebrajarse sus bóvedas y muros. En el Callao fue mayor el estrago, porque siendo todavía muy corto su vecindario las muertes llegaron 600 y el mismo Arzobispo de Lima , don Melchor de Liñan y Cisneros  que por esos días se encontraba en el puerto estuvo a punto de perecer. Siendo recién subsanadas en 1689 por el Virrey Conde la Moncloa.

Quien ofreció una lista de las Iglesias y Conventos dañados por el terremoto en ese entonces, fue don Sebastián de Antuñano y Rivas.

Fuente: V. Sobre esta imagen de Ntra. Sra. Mi obra “Historia del Culto de María en Iberoamérica y de sus imágenes y Santuarios mas celebrados. Madrid 1956 (3ª Edición) Libro IV Cap. Xxiv

Informe del Cabildo Justicia y Regimiento de la Ciudad de los Reyes a S. M. Lima 27-10-1718ª. De I. Lima 537

Lima, 1892. Imprenta y Librería San Pedro. Las relaciones de los terremotos de este año no están acordes sobre la hora en que sobrevino. Unas dicen que fue a las once y media de la noche, otras al amanecer, hacia las 3 ó 4 de la mañana; por esta causa mientras unos lo fijan el 1° de Abril, otros señalan el 31 de Marzo.

Volver


Terromotos: Sucedido el 13 de Noviembre de 1655

Siendo Virrey del Perú Don Luis Henríquez de Guzmán Conde de Alba de Liste y de Villaflor, sucedió el día sábado 13 de Noviembre de 1655 siendo las dos y treinta de la tarde empezó un pavoroso y destructor terremoto.

Quedó en ruinas el Seminario Conciliar de Santo Toribio, la Iglesia de San Francisco la de los Jesuitas del Callao, se abrieron dos grietas profundas en la Plaza Mayor, afectó la zona de Pachacamilla, se derrumbaron viviendas de los angolas, y hubo una buena cantidad de muertos y heridos, pero fue como un despertador de la adormecida piedad de muchos, pero que una vez disipada la fuerte impresión que causó en los ánimos el sacudimiento de la tierra, las cosas volvieron a correr por su cauce habitual.

Por cierto que un hecho muy singular o sea la conservación del muro en donde había sido trazada la imagen, mientras en su derredor todo se había derrumbado debió llamar la atención de los vecinos del barrio y hasta se debió de hablar de milagro, pero el comentario debió ser pasajero y pronto quedó relegado al montón de los recuerdos. Pero en medio del dolor hubo satisfacción en el pueblo porque quedó un hecho prodigioso, el Muro de adobes del Redentor Crucificado quedó intacto.

De inmediato, el domingo 14, hubo, y  en rogativa procesional una imagen del Cristo Crucificado desde Desamparados hasta la Catedral.

Luego del terremoto la gran mayoría de Angola se trasladan a lugares vecinos por la pérdida de sus viviendas, luego la Sagrada Imagen quedó abandonada durante años y rodeada de un muladar.

Entonces, había que preocuparse de la conservación de la Sagrada imagen, y he ahí donde aconteció con el Cristo de los Milagros, donde aparece por 1670 1671 un hombre piadoso vecino de la Parroquia de San Sebastián, convirtiéndose en devoto del Cristo de Pachacamilla, rindiéndole culto, aseaba el lugar y alrededores, refuerza el muro, lo cubre con un techo de mangles y hace una peana de adobes para las ofrendas y a partir de esos momentos toma a su cargo el cuidado y diligencia muy especial de la Imagen y, gracias a su actividad , desde el año de 1670 se comenzó a fomentar el culto. 

El hermano Antonio de León padecía de un tumor maligno y fue curado por el milagroso Señor, lo cual fue materia de grandes comentarios en la feligresía, y así aumentando el número de devotos, y mucho aumentó ya la cantidad de devotos que apoyaban en el mantenimiento de la Sagrada Imagen y su capilla.

Volver

Revisar temas »

 


Han visitado esta web

 
Copyright 2012. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú
Diseño y Hosting por :

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player