HOME CONTACTOS
 

Noticias

TEMA: SÓLO EL AMOR NOS SALVARÁ

DE : Pbtro. PEDRO HIDALGO DIAZ

¡Que importantes los consejos que hoy nos ofrece Dios, por medio se San Pablo, en la segunda lectura ¡ En dicho texto hay una invitación a conquistar la vida eterna. ¡ Conquistar la vida eterna ¡He ahí la orientación fundamental de nuestra vida. Para alcanzar la vida eterna es preciso un estilo de vida; guardar el mandamiento sin mancha ni reproche, aconseja San Pablo, esto es, vivir fielmente el amor a Dios que se expresa y manifiesta en el amor al hermano. San Pablo, además, concretiza nuestra actitud frente a los demás exhortándonos: "practica la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la delicadeza".

Los consejos que el Señor nos ofrece por medio de San Pablo cobran especial fuerza al denunciar un estilo de vida orientado por el lujo y el derroche siendo insensibles ante la necesidad de los demás. El pasaje evangélico de hoy, con la parábola del rico insensible y el pobre Lázaro, confirma esa denuncia.

La parábola del evangelio no es una denuncia contra la riqueza ni una condena a la posesión de bienes materiales. Lo que se condena es la insensibilidad y la indiferencia frente al pobre y necesitado. Lo reprobable en la vida del rico de la parábola no es su riqueza sino una actitud de insensibilidad ante el sufrimiento de Lázaro, quien, hambriento y lleno de llagas en el portal de la casa del rico, nunca fue socorrido por éste.

Jesús nos pone una voz de alerta contra la indiferencia e insensibilidad ante el hermano. No podemos pasar por el mundo siendo indiferentes e insensibles si queremos un día llegar al cielo. Todo lo contrario, si queremos llegar a Dios el camino será el de la delicadeza y paciencia, el de la solidaridad y caridad. El camino al cielo supone cumplir el mandato del Señor y reconocer en todo hombre un hermano que necesita de lo que nosotros podemos darle: tiempo, asistencia, cuidados, cariño, ternura, dinero, servicio, etc. Pidamos al Señor aprender a vivir con un corazón generoso, desinteresado, sirviendo a todo necesitado.

El dinero es necesario para vivir dignamente
cuidar la familia, educar a los hijos, pagar las
cuentas atrasadas. Pero, fácilmente se nos "pega"
nos atrapa y nos impide ver mas allá. El que se
apiada del pobre presta a Dios. (Prov. 19, 17).

SIC
GLM.
De distribución gratuita.

 

Revisar temas »

 


Han visitado esta web

 
Copyright 2012. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú Diseño y Hosting por