HOME CONTACTOS

LAS JOYAS DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS Y LA VIRGEN DE LA NUBE.-

DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS.-

•    “Cintillo” Mundo del Padre Eterno
•    El Sol
•    La Luna
•    INRI
•    Espíritu Santo  (Paloma)
•    Diadema del Señor
•    Sudario del Señor
•    Espada (Daga) de la Virgen
•    Corona María Magdalena
•    03 Clavos del Señor 
     

DE LA VIRGEN DE LA NUBE.-

•    Corona De la Virgen
•    Aureola estrellitas de la Virgen
•    Lirio o Azucenas (Ramo)
•    Aretes de la Virgen
•    Collar o Gargantilla de la Virgen
•    Puñera de la Virgen
•    Diadema del Niño
•    4° Creciente de la Luna ( a los pies)
•    Zapatitos del Niño
•    Corona del Niño
•    Puñera del Niño
•    En total son 10 Alhajas para su Lienzo del Señor y 11 para la Virgen de la Nube en        
      el Lienzo que se entiende que es de 1.50  X  1.00 mt.
•    Las Joyas van de acuerdo al tamaño, peso y dimensiones de los Lienzos.
•    Especificación de materiales, trabajos como los engastes, medidas, pesos, etc. según ello, viene el precio.
•    Finalmente la remisión, que es siempre preferible, si se hace en el Perú, que alguien las lleve, por razón de costos y seguridad, podría, podría.... salir mas cómodo y una supervisión permanente de los trabajos. Ver presupuestos.

Para conocimiento de los hermanos del Universo que siempre están pendientes a la confección de un anda estas son las joyas necesarias inmediatas para emprender, que bien se podría comenzar por ello por razones de costos, se ha comenzado ok. Con  El Bastidor, luego las Alhajas y finalmente los Rayos, Arcángeles y demás parafernalia en metales y joyas como los Arcángeles, Salomónicos que son 12, repisas, Jerubis y cordones que son confeccionadas de acuerdo al tamaño del Lienzo e ir con “pasante” de rosca sobre el lienzo tryplay y bastidores por estrictas medidas de seguridad. Ahora tocaría ubicar un artesano joyero de calidad, garantía y seriedad para que prepare los debidos presupuestos detallados por lo necesario. Todo ello por cierto Salvo mejores pareceres. Esta parafernalia se puede ir confeccionando por partes comenzando por lo principal.
Finalmente ver donde se confeccionan en U.S.A o en el Perú, si así fuera lo último alguien que las lleve personalmente por DHL u otra empresa.. La colocación de las Alhajas es bajo responsabilidad de la H.S.M.N.
 
Ahora es necesario en su momento de decisión buscar una artesano (Joyero) de garantía para su fabricación  y solicitar presupuesto. Esta podría ser una segunda etapa, luego la Fabricación de los Rayos del Señor y La Virgen (2) material golfi enchapado en oro de 21 Kl. Igual al Anda del Señor de los Milagros de Lima Perú. Son 66 rayos – 33 del Señor y 33 de la Virgen.
Ojo que no sabemos nada sobre las Andas si se tiene o hay que confeccionarlas.
Solo hemos confeccionado “planos sobre la instalación de los lienzos en sus bastidores.
SALVO MEJOR E ILUSTRADO PARECER, porque existen otras formas, pero por experiencia escojo ésta.                                   
GLM/glm

 


Volver

DE : JOSE FERRANDO         
TEMA: PASCANAS DE LA FE CRIOLLA.-

¡Vamos avanzando¡...

La piara humana de treinta mil cabezas de ganado creyente ondula como un mar borrascoso, oliente a recio y a sudores, ya copiosos efluvios de viandas nacionales.

¡Vamos  avanzando¡...

Y en las estrechas calles se apretujan, aplastan, se atropellan, dance de codazos, y de pisotones, animados por algo que es muy fuerte y vence la desidia, la pereza, el muelle sibaritismo del ociosear limeño; la Fe criolla en nuestro Amo.

El va inocente, en alto, orlado de oro y de milagros, ornado de flores, lluvia do de pétalos, incensado y orado viendo sin ver, oyendo sin oír, pero anidado en el gran corazón pecaminoso y bueno de la ciudad enfiestada.

Su paso es corto, balanceado; tiene esguinces de babor a estribor porque es, en la ola humana, una barca de oro y de piedad, a punto de naufragios, sostenida tan solo por los hombres crudos y bronceados de la gente de color que por él, una vez al año, es gente de orden y lo impone a empellones;

¡Hermanos, vamos avanzando ¡

Un aliento de siglos ambienta el ámbito, Es algo raro, que escapa del instinto observador porque se enraíza en el ancestro y se repuja en el presente con buriles eternos. Su sentido fiestero y místico, tienen de jarana y de templo. Los músicos soplan y resoplan aires tristes y mayestáticos, plenando los oídos con fruiciones tremantes y haciendo reilones a los ojos que los contemplan en su ingenio y sencillo trompeteo. El bombo, los platillos, el requinto, y el trombón, tiene una popularidad precaria pero contundente. Oh, los mofletes amoratados del trombón¡... Mandados fabricar quizá, para hacer tándem a las negras sahumadoras que se soplan con gesticulaciones inverosímiles los pebeteros de plata repujada, esos pavorreales maravillosos que expelen humos de incienso bajo un canto chillón y tamalero.

-¡ Ave María, llena de gracia”.

Es propicio al pecado este trashumante ambular procesionario. El Don Juan Callejero, la huachafa remolcadora, todos sacan su ala de picardía de tanto olor de santidad:

- Hermanita, así como te veo, el Señor de los Milagros va a ser mi cuñau    
Muy  pronto...

Irreverente ¡... No me arrempuje tanto...

Día de fiesta también para el carterista, que se escurre como un pez en el agua humana; día de llanto para el niñito perdido en la barahúnda; día de reniegos para el señor vetusto que paga sus pecados y sus trapisondas juveniles, por sus pies pecadores y encallecidos. Día único en América con parangón tan solo en la Sevilla giraldesca.

Seguir la procesión tiene ribetes que harían la delicia del sociólogo. El limeño personalista, por esta vez es muchedumbre. La muchedumbre por esta vez toma personalidad. La indiferencia ciudadana se acalora y el empuje se apacigua. Todo en uno. Y como no, si el hombre en el tropel pierde su sentido personal, y como no, si la muchedumbre en este caso es protagonista primordial de la gran comedia, del gran drama wagneriano que interpreta como un primer actor. Por esta fecha, los balcones se cimbran al paso de bellezas integérrimas que rutilan como la luna llena y las calzadas se pueblan de monstruosos belfos que solo una vez al año escapan al tugurio callejonero para campar por el honor del troglodita. Pero el rejunte es sorprendentemente homogéneo. Nada disuena; ni el grito del turronero que anuncia el turrón de Doña Pepa, ni la palabrota con que el zambo o el negro imponen su misticismo esporádico.

Como las aguas de un río salido de madre, el gentío se desborda por las transversales y las bocacalles. Si el Señor almuerza en la Concepción y come y duerme en el Prado y vuelve a almorzar en Santa Catalina para cenar en casa propia lo fieles lo hacen cada hora que pasa. En estos días la dispepsia hace mutis.

La interminable procesión requiere fuerzas para continuarse y entonces, el fiel hermano o el curioso opreso por la turba, se evade hacia los aledaños en donde en indescriptible desorden codean los vendedores mas inesperados en un charlataneo de comentarios y agudas observaciones limeñas.

-  Mira, la negra Eufrasia, ha tenido un hijo blanco... ¿Será posible...?
- ¡Milagro de Nuestro Amo... ¡

Degluten entre tanto las gentes. Bajo los tenduchos de lona, en mesitas tapeteadas de hules de colores, la vivandería criolla se impone. Es regio y ligero el ágape.; Para abrir, un pisco químico y desagarrante; sobre él, seviche corvinero o el sancochado, luego los dulces choclos con sus dentaduras rutilante, los anticuchos banderilleros, la chicha refrescante de los quemantes bochornos del ají, y sentado, picarones en miel... y para cualquier cosa, como la fe es ardiente, precisa confortarla con otras dosis adicionales de aguardiente...

Total: la muca clásica, la bomba negra, la chicha chola, la sampietría limeña o la llana borrachera internacional que aspiraría al silletazo si no fuera por la presencia omnímoda y por esta vez apaciguante de miles de hermanos del Señor.

¡Señor de los Milagros ¡ En verdad que lo es. Logra el milagro de que el hombre trabaje, de que la mujer sonría, de que el niño goce, de que volvamos siquiera por unos días a tener la fe en algo. Logra el milagro que la Lima sofisticada de este siglo, sea la Lima eterna... y logra que, en cualquier rincón del alma descreída del mirón, del curioso, se eleve una oración que recuerda la infancia y que los años ya casi borraban en sus letras buenas... : el pan nuestro de cada día, dánoslo Señor...

Octubre morado, tú devuelves a este pueblo su fe... ¿Fe ?

José Ferrando.-. El Callao, 1901-Lima, 1947. Narrador, periodista, poeta. Colaboró en los Diarios “El Callao”, “La Crónica”, “La Noche”, “El Comercio”, “La Prensa” y en las revistas “Turismo”, “Cultura Peruana” “Cahuide” y “Folklore”. Latina SA.

SIC - GLM 

 

Volver

TEMA : EL ES EL REY, EL CENTRO DE LAS MIRADAS.-
DE : RP. MANUEL MOSQUERO MARTÍN (Parte 1

“LA PROCESIÓN MORADA”
(A modo de prólogo por el  P. Mayoral Pedraza. SJ.)
Les escribo esta carta, porque me parece que me agradecerán(tanto los que hubieran presenciado, como los que la ignoran) la siguiente breve reseña de “La Procesión del Señor de los Milagros”, en Lima.

Me agradecerán...es decir, pedirán por mí, al Señor, que no es poco; agradecerán a Dios, que es todopoderoso y que hace cosas grandes, en este católico pueblo limeño.

El mes de octubre, el mes morado como aquí le llaman, por las miles de personas con hábito morado, que invaden calles e iglesias de la capital; hábito morado que lleva consigo todo un rito escrupuloso de penitencia ascética y sacramental y de Sagrada Comunión; el mes morado repito, se nutre gozoso de penitencia y de oración, durante tres días procesionales, que no tienen igual en todo el continente americano.

El Cristo “morado”, El Señor de los Milagros actualiza, en pleno siglo XX las palabras misteriosas de San Juan: “Conocerán al que traspasaron”. Mirarán y le conocerán, porque, en efecto, la imagen del Señor Crucificado se convierte principalmente, durante estos tres días de penitencia, en el Rey y centro de todas las miradas.

El Señor de los Milagros.- Es un cuadro al óleo, de autor anónimo, y representa a Jesucristo Crucificado, a la Virgen Santísima de pié, junto a la Cruz y a Santa María Magdalena arrodillada a los pies del Señor.
Un poco por encima del travesaño vertical de la Cruz, se dibuja el Espíritu Santo en figura de paloma; y mas arriba aparece la imagen de Dio Padre. A uno y otro lado del Señor, se ven el sol y la luna entre tinieblas.

Es un óleo de dibujo sencillo, y de mucha unción espiritual en cuanto a la realización de imágenes sagradas, pero, en cuanto a la parte técnica de la pintura, en su conjunto, no parece que se deba a los pinceles de los “grandes” del arte...

Alguna de las imágenes van discretamente engalanadas con piedras preciosas. Todo el cuadro va forrado en plata maciza, y descansa, además, en riquísimo trono de plata y maderas finas. El peso total es de mas de una tonelada, y es capaz por sí sola, de abatir en breve tiempo, la varonil fortaleza de 24 hombres, que se renuevan constantemente, a lo largo del recorrido. La riqueza del cuadro y de las “andas” se calcula en mas de dos y medio millones de soles.

Impresión personal.- Resido desde febrero de 1962 en la Parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados distrito de Breña. Los NN de España que hayan conocido esta residencia, recordarán que la iglesia está rematada por una magnífica azotea, desde donde se divisa ampliamente la plaza (parque) de Breña, un buen tramo de la avenida Venezuela y adyacentes. Pues bien, desde la terraza, les voy a informar sobre el avance de la procesión.  
El Señor salió de su templo, de las Nazarenas, en la madrugada del 18 de Octubre. Estuvo en la calle todo el día y toda la noche y se recogió brevemente en la iglesia de la Victoria hacia las siete de la madrugada del día 19. La distancia que nos separa de esta iglesia es aproximadamente de unos dos kilómetros. El Señor tardará en recorrerlos unas diez horas.
Su caminar es lento, solemne y gratamente movido, entre vaivenes inmensos de fieles que le cerca. A las dos de la tarde llegan al parque de Breña, las primeras avanzadillas de hábito morado y cordón blanco. Lentamente el símbolo de la penitencia invade los contornos de la plaza y corona los balcones y terrazas. Típico de esta procesión es esa turba de vendedores ambulantes – ricas vivanderas criollas – que han puesto su tienda sobre el verde de la plaza... Son ya las cuatro de la tarde. Los cohetes explotan airados en la tarde gris. La multitud silenciosa invade el amplio parque. La iglesia está cercada por millares de fieles. La avenida Venezuela moderna y espaciosa, está repleta de penitentes. Todavía no se divisa al Señor, la calma es dueña de la tarde. El viento leve abre paso a la música religiosa de las bandas militares. Desde mi terraza ya veo al Señor de los Milagros. Aún no son las cinco de la tarde. Avanza escoltado por los Hermanos de la Hermandad, unos dos mil quinientos, quienes cuidan el orden durante la procesión, En sendos pebeteros llevados por devotas mujeres, bulle el humo perenne de los sahumerios. Las bandas inician el devoto Himno al Señor de los Milagros , “ ... a Ti venimos en procesión”... Las lágrimas se empujan en mis ojos...Recuerdo “cuando pasa el Nazareno”.

Gracias Señor. Esto es único en la Tierra. El gentío es inmenso. Expertos en procesiones calculan en trescientas mil almas acompañan día y noche al Señor, y hasta en medio millón... a la hora del regreso al Templo de las Nazarenas. A las cinco y veinte, el Señor se detiene ante la fachada de la parroquia.

 Hay un saludo oficial del clero, cánticos, poesías. La fe, la esperanza y el amor se vislumbran en las miradas húmedas y en los labios que rezan. Un hermano de la Hermandad retira, a brazadas montones de flores que ya han besado los pies del Señor .
Pasa El Nazareno... la tarde gris, la tarde quieta se revuelve en un estático triunfo del Señor de los Milagros. La procesión se reanuda. Negros fornidos balancean los gruesos varales de madera y de plata.

Las bandas militares desgranan el himno;... “ con paso firme de buen cristiano, hagamos grande nuestro Perú...” Yo me quedo a solas, saboreando el recuerdo imborrable, mientras le digo al Señor: “Verán al que traspasaron”... Quédate con nosotros, Señor.                                          

EL SEÑOR DE LOS MILAGROS
Breve Reseña Histórica del Señor de los Milagros
MES DE OCTUBRE. El Señor de los Milagros.-

 
Es su mes. El mes en que recibe un culto público, apoteósico, caso único  
en la historia de los pueblos.

 Siguiendo al escritor Gregorio Miró recordamos sucintamente algunos   
datos históricos. “ Refiere la Historia que a mediados del siglo XVI se establecieron en los terrenos de Pachacamilla, distante de la capital en aquelentonces, unos cuantos centenares de negros angolas, que el tráfico de esclavos arrojó a las playas peruanas. Uno de ellos pintó la figura de Cristo en uno de los muros del local. Varios fueron los esfuerzos para borrarla o destruir el muro. La imagen reaparecía con todo su esplendor con las mismas líneas impecables, intocables y magníficas.

Cuando ocurrió el terremoto de 1655 refiere la tradición que lo único que quedó en pié fue el muro, que, a manera de lienzo, reproducía la imagen de aquel Cristo venerado de los esclavos, que, agonizante , abría sus brazos, para estrechar, amoroso a la humanidad.

Desde entonces comenzó la veneración al Cristo de Pachacamilla. Eran tantos los favores que dispensaba que la feligresía lo apellidó “DE LOS MILAGROS”. La fe creciente cada día hacía aumentar el número de peregrinos.  

   Se consideró conveniente trasladarlo a otro sitio, y ello dio origen a un largo proceso judicial, en el que intervino la corona de España. En 1727 dictó el Papa Benedicto XIII, un decreto por el cual se confiaba la veneración de ese Cristo al Monasterio de Nazarenas. * A pesar del transcurso de dos siglos, allí permanece.  

   Nuevos terremotos se sintieron en Lima en 1746. Sus consecuencias fueron graves. Los movimientos sísmicos se sucedían sin cesar. La población presa de pánico acudió en piadosa romería hasta la imagen del Crucificado.

   Un devoto dispuso sacar copia de ella, que se colocó en andas y recorrió la población. Los movimientos cesaron y cuentan los cronistas que cesaron también las inquietudes del pueblo limeño. Han transcurrido mas de un centenar de años. En cada aniversario Nuestro Amo y Señor de los Milagros recorre las calles y plazas de la ciudad colonial... abriendo sus  brazos doloridos con humilde mirada, como ejemplo elocuente y sublime de que todo sacrificio lleva el germen fecundo de la reparación.
    

CONTINUA                                                                                                   

------------------------------------------------------------------------------------

TEMA : EL ES EL REY, EL CENTRO DE LAS MIRADAS.-
DE :       RP. MANUEL MOSQUERO MARTÍN  (Parte 2)


El Señor de los Milagros recorrerá en estos días 18,19,y 28 de Octubre – triunfalmente buena parte de nuestra ciudad de Lima sirviéndole de trono y  * escabel el corazón de estos hijos peruanos, que en oleadas inmensas, que se renuevan, quieren testimoniarle su fe y su gratitud, y quieren poner bajo el amparo de sus brazos acogedores lo que mas quieren en personas, hogares e instituciones.
   Yo sé que El quiere que lo acompañes y le veas desde la casa conscientemente, Medita, cuando lo veas y le acompañes, sus palabras, ese testamento suyo que tanto estremece de piedad y de amor a la ciudad querida de Lima en el día del Viernes Santo de cada año.
   El Testamento de un padre no se puede olvidar. El testamento de un padre hay que cumplirlo con entrañable amor.
l.- Entre tanto Jesús decía : “Padre mío, perdónales porque no saben lo que hacen. (Luc. 23.34
ll.- Decía después a Jesús: “Señor acuérdate de mí, cuando hayas llegado a tu reino. Y Jesús le dijo : “ En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lc. 23,42-43)
lll.- Habiendo mirado, pues, Jesús a su madre, y al discípulo que El amaba, el cual estaba allí, dice a su madre : “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Después dice al discípulo “Ahí tienes a tu madre” (Jn. 19,26-27)
lV.- Y cerca de la hora nona exclamó Jesús con gran voz diciendo : “Eli, Eli, lamma sabactani  Esto es : Dios mío ¿ Porqué me has desamparado ? (Mt. 27,46).
V.- Y, para para que se cumpliera la Escritura, dijo Jesús : “ Sitio”. “Tengo sed” (Jn. XIX.28)
VI.- “Consummmatum est”  “Todo està consumado” (Jn. 19.30)
VII.- “Pater, in manus tusa comemendo spiritum meum”. “Padre en tus manos encomiendo mi espíritu” (Luc. 23.46)

Nuestra súplica al Señor de los Milagros   
 
Yo creo que no debemos dejar pasar el mes de octubre sin pedir mucho al Señor de los Milagros; pero sobre todo , hemos de pedir con aquel buen hombre del Evangelio: “Señor, yo creo, pero aumenta Tú mi fe”.

Fe para los que creen , porque sin la fe es imposible agradar a Dios; y sin ella, nadie sea el que fuere, se podrá salvar.

Fe para los que creen, pero con una fe vacilante y poco consecuente, a fin de que se haga robusta y práctica.

Fe para los que creen bien y con seguridad, a fin de que no dejen de creer y siempre obren según esa fe cristiana.

Y acompaña a la súplica un propósito, el de vivir como el que de verdad cree con sinceridad, Porque el que no obra como piensa, terminará por pensar como obra. ¿ Obras como si no tuvieras fe ? Entonces llegarás a pensar como si no la tuvieras.

Y con este propósito y con esta súplica al Señor de los Milagros todos sentiremos lo de San Bernardo; Señor, ¡ Si tanto consuelo das a los que te buscan ¡ ¿ Cuánto no darás a los que te encuentran ?.

LAS PROCESIONES DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS

Cada año infaliblemente en este mes, llamado con razón “el mes morado”, está una imagen sencilla del Señor Crucificado en las calles de Lima, y alrededor de la misma se apiñaran oleadas de devotos. No hace falta ninguna propaganda; pero estas muchedumbres, insuperables en el número y en el fervor, no podrán ser mayores, ni siquiera igualadas, por ningún otro acontecimiento puramente profano.  

Quien no haya presenciado la procesión del Señor de los Milagros en Lima, no es capaz de hacer un acto de fe, que se acomode a la realidad. Y el limeño, que cada año la ve, no siente monotonía. Y seguramente que se contagia de algo mas que de admiración. En muchos la fe sobrenatural aumenta y en pocos es un medio, del que Dios se vale, para llamarle fuerte y suavemente a la vida sobrenatural necesaria, para agradar a Dios y para salvarse.

La devoción a nuestro Señor de los Milagros se repite en una cita de fe y de amor, desde hace casi 300 años. Las procesiones de la efigie milagrosa dieron comienzo con ocasión del terremoto del 20 de Octubre de 1687. Pero la imagen ya era objetivo de culto desde el año de 1655, en que a pesar de la sacudida de un devastador terremoto, quedó intacto milagrosamente el muro de adobe., sencillo y tosco.

Un desconocido negrito había sido el autor de la venerada imagen por el año 1651. También aquí – como en Belén, de los pastores; y en Paray – Le-Monial, de una monjita de clausura ; y en Fátima, de unos pastorcitos-, Dios quiso valerse de un instrumento sencillo, pobre y sin precedente fama humana.

Sin embargo, no faltarán, aquí en Lima y fuera del Perú quienes critiquen y no entiendan la lección sobrenatural, que encierra esta vistosa y multitudinaria procesión morada.

Que es superstición. Que es fanatismo. Que es rutina. Que es inercia. Que hay vividores que la explotan. Que hay una contradicción irreductible entre llevar hábito morado y acompañar una imagen durante horas asfixiantes , de una parte, y no practicar, por otra parte, las virtudes del cristianismo auténtico. Puede ser algo de eso. Pero, a pesar de ello, los que somos sacerdotes y ayudamos a los devotos del Señor de los Milagros, cuando se preparan con una confesión, para vestir el hábito, somos testigos autorizados para proclamar que esta devoción ayuda a millares de peruanos a fomentar un verdadero espíritu de recogimiento, de penitencia y de vida sacramental, solo comparable con el ambiente de una fervorosa Semana Santa y semejante, en parte, a la movilización de una magnífica misión llevada a cabo con todos los mejores medios de la técnica moderna.

El 28, EL SEÑOR DE LOS MILAGROS.-

“Señor, Tu lo sabes todo”... este clamor de todos los corazones parece se eleva al cielo en este mes de Octubre, consagrado a honrar de un modo especialísimo, al Maestro, Divino, Señor de los Milagros. Y así como se siente a la naturaleza renacer a una nueva vida, con los albores de la primavera, así también en los corazones renace la esperanza y la alegría, manifestados en el color morado, símbolo de penitencia interior y exterior.

¡ Que hermoso es ese color morado... ¡ Todos quisiéramos llevarlo en obsequio al Señor de los Milagros, pero no todos comprendemos que para llevarlo y serle agradables, tenemos primeramente, que purificar nuestras conciencias, dejar esa amistad peligrosa, esa diversión, ese espectáculo en que peligra la moral... arreglar nuestras vidas cristianamente.
Jesús nos mira desde la cruz y nos invita a ir a EL, repitiendo estas consoladoras palabras : “Venid a mi todos los que andáis agobiados con trabajos y cargas, que yo os aliviaré... “Sí, vayamos a El con toda confianza, EL conoce las luchas que se libran en el fondo de nuestros corazones, los deseos que nos animan, todas nuestras necesidades... curaciones y gracias especialísimas se han obrado en su santuario. Si tuviéramos fe y confianza, trasladaríamos un monte de un lugar a otro, como lo dijo Jesús.

Este amor, que ahora sentimos por el Señor de los Milagros, no se extinga o languidezca al finalizar el mes de octubre, sino al contrario, debe ser el fruto mas generoso del cambio de una vida mejor, evitando el mal en todas sus formas y amando el bien. Jesús así lo quiere, sabemos que es la misma bondad y misericordia, no desdeña jamás a los míseros pecadores, que a sus pies se postran, para mirar con ojos encenegados por el vicio, pero nublados por el llanto, los ojos purísimos de Cristo.

Mes de octubre, mes del Señor de los Milagros... antes que acaben estos días de perdón y mercedes, ofrezcamos al Señor lo mejor de nuestros dones una comunión fervorosa en un corazón limpio por el Sacramento de la Penitencia. Que Cristo mire complacido nuestras ofrendas y bendiga nuestros hogares, derramando en todos ellos la paz junto con la salud espiritual y corporal.

Esto lo  pedimos el día que nos visitó en nuestra parroquia de Nuestra Señora de los Desamparados, Breña, Lima acompañado de 2000,000 personas.
A nosotros nos pide el Señor de los Milagros que vivamos todo el año como éste octubre morado, de tanta fe y de tanta penitencia.      

SIC
Ed. Pub. “Latina SA.”
GLM.

« Anterior // Siguiente »

 

 


Han visitado esta web

 

Copyright 2012. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú
Diseño y Hosting por :

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player