HOME CONTACTOS

DE LA NOVENA CUADRILLA.-

POR :
GASPAR LEONARTE MARADIEGUE

Tal y como prometimos en hacerles llegar de nuestras investigaciones con suma complacencia y justicia, ofreciéndoles unas líneas de la gran Cuadrilla Novena, la que se inició con el siglo, la que por su solidaridad y presencia ha merecido homenaje al cumplir nada menos que 100 años de vida institucional, siendo su primer Capataz el Hermano don Manuel Salas desde el 20002 al 2004 y a la fecha nuestro admirado Hermano  Isaac Loyola Vera.

Tal y como algunas veces escuchamos tanto de otras cuadrillas como de ésta han sucedido acontecimientos y anécdotas extraordinarias porque los Recuerdos y Tradiciones Nazarenas, son los que han hecho y hacen la historia, por ello a continuación les ofrecemos lo averiguado de esta centenaria Cuadrilla.

Un 28 de Octubre de 1999 ésta Cuadrilla hizo la última Guardada del siglo, y que guardada...! tal como ellos manifiestan con mucho orgullo, al cumplir precisamente sus 100 años de fundación enmarcados en fidelidad, caridad y sacrificio hacia nuestro Cristo Moreno, ceremonia a la que me cupo el honor de asistir y para apreciar un gran homenaje a mi abuelo don Gaspar Leonarte y Viñas. (Mas adelante detallaremos el porqué).
   
ANÉCDOTA.- Esta la detallamos en trabajo especial ya publicado en www.cofradianazarenaperu.com  donde puede ubicarlo, con el título de CAPATAZ INVIDENTE.

ACTA DE FUNDACIÓN DE LA NOVENA CUADRILLA .-

  Habiéndose reunido un Grupo de Hermanos Devotos en el Monasterio del Convento de las Madres Nazarenas, a insinuación del Sacristán de la Iglesia don Gaspar Leonarte y Viñas, después de varias sesiones preparatorias se solicitó al señor Mayordomo Dr. Víctor Gonzáles Olaechea , por oficio y firmado por los hermanos : Manuel Salas, Ricardo Durand, Jacinto Zevallos, Ángel Filiberto, Juan Door, Filemón Moncada, Isaac Brunce, Julio Ínjoque, José Cabezudo, Andrés Pérez, Felipe Palomera, Narciso Orellana, Julián Martínez, Pío Meneses, Manuel Costa,  Abraham Door, Ezequiel Martínez, Pedro Vidal Colunga, José Adrianzén, Nicanor Carmona, y con sus respectivos cargos de responsabilidad.

Habiendo sido elegidos :

Capataz.......................  Manuel Salas............... 18 votos
Sub Capataz................  Ricardo Durand........... 15 votos
Secretario....................  Jacinto Cevallos.......... 20 votos
Tesorero......................  Filemón Moncada....... 18 votos
Fiscal...........................  Julián Martínez........... 20 votos

Presidiendo esta asamblea para elegir los cargos don Gaspar Leonarte y Viñas, el día 15 de Octubre de 1904, y siendo las 12 del día, el Mayordomo Dr. Víctor Gonzáles Olaechea, comunica que deben presentarse al Salón Locutorio del Convento de las Madres Nazarenas Carmelitas Descalzas, el Directorio elegido y todos los hermanos firmantes de la solicitud para el juramento de honor.
 
El hermano Jacinto Vallejos Secretario de la Novena Cuadrilla en elocuente discurso, agradece al señor Mayordomo las palabras vertidas y dice que todo este conjunto de jóvenes de ferviente fe católica y devoción al Señor de los Milagros, dejará una futura enseñanza a las generaciones venideras de amor, respeto y obediencia, e invitando a toda la concurrencia asistente a este acto del recuerdo, a la misa de bendición de hábitos para el domingo 17 al mediodía siendo los padrinos de la bendición de hábitos Don Gaspar Leonarte y Viñas, obsequiando en nombre de las Madres Nazarenas detentes que ostentarían en su pecho los Hermanos Fundadores.
   
Don Gaspar Leonarte visiblemente emocionado agradece la designación de apadrinar los hábitos y le pide a su hermano del alma don Jacinto Cevallos que como Maestro de Capilla de la Iglesia de Santo Domingo sea él quien acompañe la misa del día 17, tocando el órgano y que sus cánticos sagrados sean escuchados por toda la comunidad nazarena.
   
El Hermano Jacinto Cevallos acepta el pedido de su gran Hermano Leonarte y dice que pedirá permiso a su Superior de Santo Domingo, para estar con todos sus hermanos, y en homenaje a la fundación de esta Gran Novena.
   
El día 18 de Octubre del año 1904  a horas 5.00 de la tarde nuestra Novena Cuadrilla elevó sobre sus hombros la imagen de nuestro Señor de los Milagros, l hacernos entrega de ellas la Octava Cuadrilla, en la iglesia de Santa Clara hasta la iglesia de Mercedarias, y el día 19 al mediodía cargamos de la Iglesia de San Pedro Nolazco ingresando a la iglesia de Santa Catalina y retomando a las 2.00 de la tarde para seguir cargando las andas del Cristo de Pachacamilla hasta la iglesia de Sana Teresa.

Siendo la fiel verdad de todo lo acontecido de la Fundación de la Novena Cuadrilla :

En Lima, 28 de Octubre de 1904

Firman :  Víctor Gonzáles Olaechea.......... Mayordomo
                Manuel Salas.............................. Capataz
                Ricardo Durand.......................... Sub – Capataz
                Jacinto Vallejos.......................... Secretario
                Gaspar Leonarte ........................  Padrino

SIC acta

N. R. Lo poco que hemos escrito es parte de la gran historia de esta Cuadrilla, figúrense de las ocho anteriores y las posteriores, imagínense la rica Tradición que nos pueden ofrecer. Este hermoso tema lo hicimos en nuestro libro “Recuerdos y Tradiciones Nazarenas” en el año 2007.

Desde la fundación de la Cuadrilla a la fecha solo han transcurrido nada mas y nada menos que 108 años.

Tomando sus propias palabras, que sirva de enseñanza a su nuevas generaciones. Que el Señor los Bendiga por siempre.

 

Volver


 

Querido amigo :

 

El cariño que te tengo, me impulsa a hablarte a través de esta carta.

Hace mucho tiempo que tengo los ojos puestos en ti, te he seguido a cuanto lugar fuiste; al trabajo, a tu casa, por la calle , en tus momentos de alegría y tristeza; aún en estos momentos en que estuviste en peligro y tuve que intervenir sin que te dieras cuenta.
    
Quiero agradecerte en forma especial lo que haz hecho por mí en esta Navidad, me he sentido muy feliz al compartir contigo lo que me haz hecho llegar.

Sabes, no quiero compartir solo algo contigo, quiero compartirlo todo contigo.

Tu conoces mi vida y si tratas de establecer cierta sintonía con mi corazón, fácilmente sabrás cuales son mis deseos y mis sentimientos, lo que ahora quiero decirte es que necesito de tus fuerzas, de tu alegría y de tu trabajo.

En pocas palabras, necesito de ti ¿ te imaginas lo que podríamos hacer juntos por los demás ? tu con tu fuerza y entusiasmo y yo con mi amor, tu con tu voz y Yo con mi palabra.

Tu me recuerdas a alguien ¿ sabes a quien ? a un joven que me admiraba mucho y se me acercó un día, el era bueno, Guardaba mis Mandamientos y se esforzaba por ser mejor, yo me di cuenta que quería ser mi amigo, fijé mi mirada en él y lo amé.

A ti, te propongo algo semejante; ¿ porque en vez de admirarme, de compartir algo conmigo no te animas a seguirme ?, ¿ no sabes acaso que ser Cristiano es seguirme ? Si tu respondes y te animas a seguirme, Yo seré tu camino, y mi madre te acompañará a recorrerlo.
 

No tengas miedo de mirarme, e imítame, está en juego tu felicidad, tu salvación.

      Escríbeme, estaré esperando tu respuesta.

Tu amigo de siempre

Jesús de Nazaret
 

Autor Anónimo

 

Volver

DE: RAÚL PORRAS BARRENECHEA (Parte 1)

TEMAS:   SEÑOR DE LOS MILAGROS – SEBASTIÁN DE  ANTUÑANO TERREMOTO – PRIMERA  PROCESIÓN PATRÓN JURADO CIUDAD DE LIMA – Y OTROS.-

 

El Señor de los Milagros, Cristo de Pachacamilla, Cristo Morado, Cristo de las Maravillas, Cristo Moreno o Señor de los Temblores es una imagen de Cristo en la cruz pintada en una pared de adobe ubicada en el Altar Mayor del Santuario de las Nazarenas de Lima (Perú ) y venerada por peruanos y extranjeros en el Perú y alrededor del mundo, por quienes es considerada milagrosa.

Su procesión es una Tradición netamente peruana, considerada como la manifestación más numerosa del mundo. Fue pintada por un esclavo de casta angoleña llamado Pedro Dalcón, según Raúl Porras Barrenechea. Se le conoce como Cristo Moreno debido a que, entre sus creyentes, predominaba  la gente negra. Podría estar relacionado, según explica la historiadora María Rostworoski, con el culto milenario al dios Pachacámac.

La llegada de miles de personajes atraídos por las noticias de prosperidad y riqueza. Debido a los traficantes de esclavos una parte importante de estos inmigrantes venían de la costa atlántica de África occidental que se clasificaban por castas:  congos – mandingas – caravelíes – mondongos – mozambiques – terranovos – minas y angolas. Aproximadamente 10,000 habitantes de Lima se organizaron de tal manera que construyeron sus toscas cabañas o callejones divididos en havida, es decir el bantú o el kimbundo, cantaban canciones antiguas de sus tierras natales ya que provenían de África occidental. También se ocupaban de sus enfermos y se preocupaban de que todos tuvieran un entierro decente, mediante pequeñas cuotas de cofrades.

De acuerdo a Jean Pierre Tardieu los esclavos angolas eran el grupo mas numeroso entre los esclavos negros, sin embargo no eran muy valorados, es decir estaban entre los esclavos mas baratos, pues por lo general se les consideraba pusilánimes, enfermizos y poco propensos a la cristianización. En esto último no está de acuerdo el historiador Armando Nieto quien considera que mas bien eran lo de mas fácil cristianización. Según Jean Pierre Tardieu los jesuitas publicaron en 1629 la traducción al castellano del libro Oraciones  publicado en Portugal con oraciones en idioma angolano del jesuita lusitano Mateo Cardoso SJ. Y el padre general de los jesuitas en Roma Mucio Vitelecchi planteó que el dominio del idioma angolano podía servirle a los jesuitas en Perú como cuarto voto como sacerdotes.

Un vocabulario de idioma angolano fue confeccionado por el Presbítero López de Castilla SJ., sin embargo los sacerdotes jesuitas doctrinaban a los angolas y otras etnias mediante la llama <lengua media> una mezcla de varios idiomas africanos usados por los esclavos negros en Perú. Sobresalieron en la doctrina de negros, los jesuitas Gabriel Perlin y Francisco del Castillo SJ., este último según Tardieu elaboró un devocionario en idioma angolano.

SEBASTIÁN DE ANTUÑANO.-       

Nacido en Vizcaya en 1653, fue el máximo benefactor, por un voto hecho en España, llegado a Lima se dirigió en 1684 a la ermita del Señor de los Milagros y mientras contemplaba la sagrada efigie repentinamente sintió que el Señor lo iluminaba su frente y una voz interior que susurraba con claridad < Sebastián, ven a hacerme compañía y cuidar del esplendor de mi culto
Puesto de rodillas le ofreció servicio incondicional hasta el final de sus días. Después del famoso terremoto de 1687, Antuñano tuvo la idea de sacar en procesión una copia fiel del Cristo de los Milagros. Siete años mas tarde, Antuñano sintió cercano el fin de sus días, y habiendo hecho testamento el 17 de diciembre de 1716, con todos los auxilios de la iglesia, falleció en la noche del 20 al 21 de diciembre del mismo año. Tenía sesenta y cuatro años de edad y estuvo al servicio del Cristo de los Milagros por treinta y tres. Sus restos reposan en el Templo de las Nazarenas.



EL TERREMOTO Y LA PRIMERA PROCESIÓN.-

El 20 de Octubre de 1687, a las 4.45 am. un violento terremoto de más de 5 minutos arrasó Lima junto al Callao, teniendo una réplica a las 6.30am.derribando la ermita edificada en honor al Cristo, ante la sorpresa general la pared de la imagen del crucificado quedó en pié, por lo que se ordenó la confección de una copia al óleo y que por primera vez saliera en andas por las calles de Pachacamilla por idea de Sebastián de Antuñano, una vez elaborado el trasunto o copia se sacó la procesión.

Después hubo un maremoto que también arrasó con todo lo que interrumpiera su paso. La pared quedó parada.

EL PATRÓN JURADO POR LA CIUDAD DE LIMA.-

Cabe Señalar que el Cabildo de Lima da su protección constante contra los diversos temblores y terremotos, y al haber quedado inalterado por estos movimientos, y previa gestión de Sebastián de Antuñano.

LAS COFRADÍAS DE NEGROS.- 

Los negros en el Perú, tanto esclavos como libertos encontraron en la institución de las cofradías una válvula de escape para su condición de opresión. Desde el siglo XVI se instituyen cofradías de negros con probación eclesial. Eran agrupaciones de unos 100 miembros en promedio que estaban a cargo de un retablo o capilla en las iglesias de Lima, dirigidas por un Mayordomo o Caporal, tenían una junta directiva llamada < los veinticuatro
Por el número de personas que lo conformaban. Entre las destacadas están la de la Virgen de la Antigua de la Catedral, la de la Virgen del Rosario de Santo Domingo, y de San Antón de San Marcelo. Los locales de la cofradía servían para los bautizos, reuniones y velorios. En ciertos casos daban préstamos para que sus miembros manumitiesen, es decir se hicieran libertos. Anthony de la Cruz en su tesis < Cofradías negras d Lima > (1984) postula que la del Santo Cristo no alcanzó a conformarse formalmente como cofradía, se trataría entonces de una pre – cofradía. Las cofradías de negros participaban todos los años en la Procesión de Hábeas Christi que era la más importante de Lima.

LA COFRADÍA D PACHACAMILLA.-

Cerca al año 1651, cuando reinaba el papado de Inocencio X, en el Perú, el Virrey García Sarmiento de Sotomayor y como Arzobispo de Lima, Pedro de Villagómez. Los negros angolas se agremiaron y levantaron el local de su cofradía en la zona de Pachacamilla, en las afueras de Lima. En la sede de la cofradía o pre – cofradía como postula Anthony de la Cruz, en una de sus paredes de adobes del galpón, un negro esclavo angoleño, bajo inspiración divina , plasmó la Imagen de Cristo Crucificado. La imagen fue pintada al temple en una pared tosca, cerca de una acequia de regadío, de un acabado imperfecto además hay que resaltar que el anónimo pintor no tuvo estudios completos de pintura, y que ejecutó la obra por su propia fe e inquebrantable devoción a Cristo.

EL TERREMOTO DE 1655.-

El 13 de Noviembre de 1655 a las 14.45 horas, tuvo lugar un terrible terremoto que estremeció Lima y el Callao, derrumbándose templos, mansiones y las viviendas mas frágiles, ocasionando miles de víctimas mortales y damnificados. El temblor afectó también la zona de Pachacamilla y las viviendas igualmente se derrumbaron.

Todas las paredes del local de la cofradía se derrumbaron, produciéndose entonces el milagro; el débil muro de adobe en donde se erguía la imagen de Cristo quedó intacto, sin ningún tipo de resquebrajamiento. La imagen del Señor de los Milagros fue pintada por el esclavo Benito de Angola.

EL MLAGRO DE ANTONIO DE LEÓN.-

Aproximadamente en 1670, Antonio de León  (Raúl Banchero le llama Andrés de León, mientras Rubén Vargas Ugarte, Antonio de León ) un vecino prominente de la Parroquia de San Sebastián que padecía de terribles dolores debido a un tumor maligno en el cerebro, fue comunicado por una esclava del Cristo moreno y sus milagros, este al no encontrar solución en médicos y curanderos, acudió a la imagen , quien le alivió de sus males.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

DE : RAÚL PORRAS BARRENECHEA

TEMA : REPROBACIÓN DE LAS AUTORIDADES.- (Parte 2)

Las reuniones para venerar la imagen era los viernes por la noche, alumbrados por las llamas de cera; llevaban flores, perfumando el ambiente con el sahumerio, entonando plegarias acompañándose de arpa, cajas y vihuelas. Con el tiempo, se fue incrementando la peregrinación. Muchas veces se produjeron hechos de índole distinta a las prácticas religiosas. Viendo con malos ojos todos estos hechos el Párroco de San Sebastián, José Laureano de Mena, hace de conocimiento al entonces virrey Conde de Lemos, don Pedro Antonio Fernández de Castro que intervenga como autoridad, para que prohibiese las reuniones y que diera la orden irrevocable de borra al Cristo, ya que, según su criterio estaba fueros de los cultos religiosos.

El virrey trasladó la solicitud a la máxima autoridad eclesiástica que era en ese momento el Provisor y Vicario General Esteban de Ibarra, por haber fallecido el Arzobispo Pedro de Villagomez. Éste envió el 4 de septiembre al sitio al Promotor Fiscal de Arzobispado José Lara y Galván, Laureano de Mena y el Notario Juan de Uría, quienes verificaron la existencia del Cristo Crucificado, una concurrencia de unas doscientas personas que entonaron el Salmo miserere < Tibi soli peccabi > y la presencia del Sacristán de la Parroquia de San Marcelo José de Robledillo, a quien José Lara le llamó la atención de autorizar con su presencia tal tipo de reuniones, se armó un tumulto en que los congregados en el lugar rodearon a los representantes eclesiásticos que se vieron obligados a abandonar el lugar.

Esteban Ibarra dictaminó que se prohibiesen tales reuniones y que se borrase la imagen, por lo cual entre el 6 y 13 de septiembre de 1671, y se constituyó al lugar un comité especial dispuesto por el Promotor Fiscal del Arzobispado José Lara y Galán, un notario, posiblemente el mismo Juan Uría, un indio pintor de brocha gorda y el capitán de la guardia del virrey, Pedro Balcázar, escoltado por dos escuadras de soldados para el caso que se produjesen desmanes por la cantidad de curiosos y vecinos que rodeaban el lugar.   

El primero en intentarlo fue el pintor indio que al momento de subir por la escalera hacia la imagen comenzó a sentir temblores y escalofríos, teniendo que ser atendido, intentó de nuevo proseguir con su tarea, pero al subir otra vez, fue tal su impresión que bajó raudamente y se alejó asustado del lugar sin concretar el encargo. El Segundo hombre, se acercó a la imagen, pero algo vio en ella que le hizo desistir de raspar la imagen.

El tercero, fue un soldado real de ánimo más templado, éste subió, pero bajó rápidamente explicando luego que cuando estuvo frente a la imagen, vio que ésta se ponía más bella y que la corona de espinas se tornaba verde.

Ante la insistencia de las autoridades por borrar la imagen, la gente manifestó su disgusto y comenzó a proferir grandes voces. En vista de lo cual el virrey y el vicario Ibarra decidieron revocar la orden y el Vicario Ibarra autorizó su culto. Luego de una visita del virrey y su esposa, y dispusieron se levante una ermita provisional. El 14 de septiembre de 1671 se celebraría la primera misa oficial en la ermita.

Antuñano, sor Josefa de la Providencia y del Padre Alonso Messía SJ. Se declaró el 21 de septiembre 1715 al Cristo de los Milagros como  Patrono Jurado por la ciudad de los Reyes contra los temblores que azotan la tierra, y desde aquel momento quedó oficializado su culto entre los vecinos de Lima, quienes lo tenían ya como su devoción predilecta.
A partir de ese momento fue llamado como se le conoce actualmente El Señor de los Milagros de Nazarenas. En 1937, el alcalde Luis Gallo Porras, hizo entrega del Escudo de la Ciudad, el cual fue colocado en el vértice superior de las andas del Señor.

El 18 de Octubre de cada año, la Municipalidad Metropolitana de Lima le rinde solemne homenaje en la Plaza de Armas de la capital, en nombre de toda la ciudad.

SOR ANTONIA LUCÍA DEL ESPÍRITU SANTO.-    

Nacida En Guayaquil en 1946, la Madre Antonia Lucía del Espíritu Santo, quien había fundado en el Callao un beaterio, al que denominó Colegio de Nazarenas, el mismo que fracasó ante las excesivas exigencias de sus donantes. Luego, se traslada a Lima a la zona de Pachacamilla que le dejó como herencia Antuñano donde incluía la bendita efigie del Señor, para ser mas precisos donde actualmente se levanta el Santuario. Y funda el Beaterio ( y posteriormente monasterio ) de las Nazarenas, quedando adscrito al Santo Cristo prometiendo su guarda y custodia para siempre; sin embargo, la institución necesitaba de la autorización real para funcionar- Al morir la Madre Antonia, el Beaterio designa como Superiora a sor Josefa de la Providencia, quien, tras 18 años de lucha, consiguió que en 1720 el rey de España, Felipe V, y el Papa Benedicto XIII, en 1727, otorgara la licencia y aprobación para la fundación del Monasterio de las Nazarenas y su transformación en el monasterio de clausura agregado a la Orden Carmelitas Descalzas, quedando oficialmente inaugurado el Monasterio el 11 de Marzo de 1730.
 

CONTINUARÁ

 

Volver

 

TEMA :  EL DIA DESEADO  ( * )  
DE : DON FELIPE COLMENARES FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA
        Marqués de Zelada de la Fuente

EL DIA DESEADO

RELACION DE LA SOLEMNIDAD


CON QUE SE ESTRENÓ LA IGLESIA DEL SANTO CRISTO DE LOS MILAGROS, PATRÓN Jurado POR ESTA CIUDAD CONTRA LOS TEMBLORES DE QUE ES AMENAZADA,

Y TITULAR DEL MONASTERIO de Nazarenas Carmelitas Descalzas del Señor de San Joachín : con una breve noticia del origen y progresos de la Soberana Efigie, y la Oración Panegírica que se dixo en la dedicación a su Templo, fabricado con la Protección y Limosnas
DEL EXMO. SEÑOR D. MANUEL DE Amat y Junniet, Caballero de la Orden de S. Juan, del Consejo de S.M. Teniente General de sus Reales Excérsitos, Gentil hombre de su Real Cámara con entrada, Virrey, Gobernador y Capitán General de estos Reynos del Perú y Chile.

A quien le dedica, y saca a luz D. Felipe Colmenares Fernández de Córdova.


IMPRESA EN LIMA : En la oficina de la calle San Jacinto : año de     
1771.

.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.+.

EXCMO. SEÑOR

Dos piezas componen el pequeño volumen que pongo en manos de V. E. y le consagro ; tan debidas ambas a su Patrocinio, que estuvieran impropias baxo de otra protección. La Relación Histórica del Monasterio de Nazarenas Carmelitas Descalzas del Señor S. Joachin, trahida desde aquellas exemplares Vírgenes, que creciendo a la sombra del Santo Cristo de los Milagros, fueron otros milagros de virtud, y de las Maravillas obradas por El Señor en su Soberana Efigie: origen y progreso de su culto hasta colocarse en el sublime Templo donde su adoración ya descansa, es la Pieza que lleva por materia las delicias de V. E. En aquella suntuosa Obra a que concurrieron unidas su Religión con su Piedad y su Magnificencia con su Idea. La Oración pronunciada en el estreno de esta iglesia, es el elogio de tan Santa Obra. ¿ Quien sino V. E debe ser el Protector de sus delicias, ni a quien mejor que al Inventor y Dueño de la Obra podrá consagrarse su alabanza ? .

El Nombre de V. E. Sería famoso en los venideros siglos por sus Talentos Políticos y Militares, empleados laudablemente en servicio del Rey y utilidad del Público : pero ya se reviste de esplendor mas brillante para aquella duración que solo puede conceder el Dueño de las Eternidades. Quando considerábamos a V. E. En la Campaña, combatiendo Huestes enemigas y triunfando de ellas son desiguales fuerzas, hallábamos un diestro Capitán de pecho valeroso y fuerte brazo, digno de mandar un grande Estado. Si en el Gobierno de este Reyno, que recayó en V. E. Por nuestra buena suerte, le admiramos atento, ya a la erección de tantos Cuerpos Militares, que el número de los Soldados defensores es el de los Moradores defendidos, y que en medio de tan importantes objetos aún sobra atención en V. E. Para la decoración de la ciudad en tantas obras de belleza y gusto con que nos promueve la diversión y los recreos, concluir presto que el mismo Xefe es el Presidio y defensa del Reyno, el ornamento y delicia de la Ciudad y de su Pueblo.

Todo componía la gloria puramente humana que por mucho que se estienda sobre la tierra, no se levanta de ella, porque es Mundo que en el Mundo queda. El Templo que con su plata con su ingenio y con su exemplo acaba V. E. De construir a la Majestad que los Cielos no comprebenden, es la Obra mayor de V. E. y la que vincula su gloria espiritual : gloria que la envidia no muerde; porque como es alabanza de los Fustos, tambien es reverencia de los malos, que dexavan de serlo, si supieran emularla, gloria que comenzando en la tierra se encamina al cielo; porque siendo dádiva de Dios, no se difunde por el suelo sin volver a su principio, gloria finalmente la Religión , por quien todas las acciones de V. E. se hacen mas ilustres, así como las grandes empresas de otros se hicieron infames por su irreligiosidad. No importan menos las memorias que presentan unas Piezas que tanto se refieren al mérito de V- E. como a la felicidad de sus sucesos, y por ellas logro la satisfacción de que no podía encontrar mayor ofrenda para V. E. a quien protesto el voto con que seré siempre entre sus obligados.

SU MAS FIEL Y RENDIDO SERVIDOR

DON FELIPE DE COLMENARES FERNÁNDEZ DE CORDOVA     
    


EN PARECER DEL SEÑOR DOCTOR
Don Domingo de Orrantia, del Consejo de su Majestad, y Oidor de la Real     
Audiencia de Lima.

EX.  S.

He reconocido la Relación Histórica de la recomendable Imagen del Señor de los Milagros, que incluye la de la Construcción y estreno del nuevo Templo en que se venera asimismo he leído el Sermón que se predicó en este día por el Docto Don Pablo de Laurnaga, y no hallo en una y otra Pieza expresión o cláusula de se oponga a las Regalías de su Majestad, y pueda impedir la licencia que se pide por el Suplicante, cuyo laudable zelo por esta solicitud es justamente acreedor a las gracias del Público.. La noticia de sucesos de esta clase le interesan verdaderamente, por lo que aseguran su devoción y su piedad.

Son unos testimonios de la benignidad del Altísimo, que quiere manifestar sensiblemente sus disposiciones favorables a los fieles por otros medios extraordinarios de su providencia. Sus auxilios se nos franquean y sus favores se nos facilitan, poniéndonos en su Imagen un seguro garante de sus misericordias.

Hasta ahora una vaga tradición salvaba los escrúpulos de los mas devotos; y muchos dexaban de serlo, por haber tenido la infelicidad de que llegase a sus oídos muy confusa y desfigurada. Pero hoy se hace fácil a todos su conocimiento, y ninguno resistirá su creencia a los testimonios que se  publican. Aunque no logran  aquella autenticidad que hace irrefragables a los que autoriza el juicio de la iglesia no se les puede negar aquella fe humana que caracteriza cierto hechos que fuerzan tan bien a la credulidad por diversos principios.

Sobre todo no puede vacilar entre dudas el mas escrupuloso y desconfiado, al ver persuadido de estas verdades al ilustre Xefe que nos gobierna. Su dictamen, por su instrucción, crítica y luces, es el mejor apoyo de su evidencia, y su devoción el mejor efecto de su persuasión y su convencimiento. A  su zelo, a su magnificencia y a su influxo debe mejorada su construcción el Monasterio que lo guarda, y el Templo en que se venera, Asi será este un eterno monumento que conserve a la posteridad estas memorias, cuando la Relación presente no bastase por si sola a perpetuarlas. Distante de sufrir aquella fatalidad común, que destina esta especie de Papeles a hacer número entre los inútiles que se desechan, se sabrá adquirir por el pulso y solidez con que está escrita, una distinguida estimación, que la hará conservar a pesar de la debilidad de su materia, y con ella las noticias interesantes que nos refiere.

Al mismo fin concurre el Sermón que le esta unido, y debe prometerse la misma suerte, porque todo hombre literato sabrá distinguir las perfecciones que contiene, y formar el justo concepto que se merece, y es debido a la instrucción literatura y talentos de su Autor. Lima y Julio 7 de 1771

Doct. D. Domingo de Orrantia

LICENCIA  DEL  SUPERIOR GOBIERNO

Lima, 8, de Julio de 1771

Concédase al Suplicante la licencia que solicita para dar a la Prensa la Obra que se expresa, por lo que hace a este Superior Gobierno, en consecuencia de la Aprobación dada de su orden.


Una rúbrica de su Exc.

Martiarena

Otra Rúbrica.


APROBACIÓN DEL DOCT. DON. Esteban Josef Gallegos, Maestreescuela de esta Santa Iglesia Metropolitana, Vicario de los Monasterios de Religiosos de Santa Clara, y de la Encarnación.

Or.  Or.

S. Prov.

Sírvase V. S. Cometer a mi examen la Relación de Origen Invención y Culto de la Imagen del Santo Cristo de los Milagros, que se venera en el nuevo Templo de las Religiosas Nazarenas, la Revelación y progresos de su Fundación, con la Oración Panegírica que se dixo en la solemnidad de su estreno. La Relación Histórica tiene todas las calidades que pertenecen a este género de Obras. Su estilo es el mas proporcionado, natural y fácil que puede desearse. La sucesión de los hechos se halla puesta en una orden que quita toda confusión, y lo admirable es que quando el Autor llega tratar de las maravillas de la Madre Antonia en su muerte, Visión y Revelación del Instituto Nazareno, renunciando sus propias expresiones, sustituye las que dexo escritas la Madre Providencia, conociendo, que aunque suyas pudieran ser mas elocuentes, sencillez de las otras esta llena de una unción sagrada, que al paso que informa de la virtud y espíritu de aquella Madre, autoriza las verdades que refiere en el mayor grado a que puede subir la fe humana.

Estas virtudes, Milagros y Revelaciones, que por la mayor oarte hacen la materia de la Relación, son también materia del examen de V. S. Me ordena. El Santo Concilio de Trento ( 1 ) manda, que no se admiten nuevos Milagros sin la aprobación de los Ordinarios. La Santidad del Señor Orbano Octavo dispone, que sin ella no se impriman Libros en que se publiquen Milagros, Revelaciones y Favores concedidos a hombres que mueran con fama de santidad, consultando siempre a la Sede Apostólica  ( 2 ) Estos mandatos se dirigen a que no se vulgaricen los Milagros y Revelaciones, para que se crean como si fuesen declarados, porque por otros Decretos posteriores se permite que se pueda escribir todo lo concerniente a las costumbres, opinión, con la protesta del Autor que no quiere por sus escritos dar a los hechos otra fe que la humana correspondiente a una narración histórica sujeta al juicio de la Iglesia, en cuya consecuencia consultada la Santidad del Señor Clemente Nono, si la aprobación de los Milagros, o solamente aprobación del Libro, sin añadir por su licencia mas autoridad que la que tiene por su autor, respondió ( 3 ) por su Decreto de 23 de Mayo de 1668, que la aprobación del ordinario es solamente aprobación del Libro, no de los Milagros y Revelaciones que historialmente se refieren, por lo que lo que no se necesita que los Milagros y Revelaciones se aprueben para que se conceda la licencia.

El Autor ha cumplido exactamente con las protestas que oportunamente repite en la Relación de los Milagros y de la Revelación donde es visto que no quiere añadir otra fe a estos sucesos que la humana que merecen por la tradición y fuentes de donde los ha sacado, así los dexa sin hacerlos materia de fe en manos de la piedad, que puede ministrar a los lectores nuevos incentivos de devoción a la San Efigie , en que nunca puede errar el culto, por lo que hallo ser utilísima la impresión por esta parte.

La Oración panegírica con que se celebró el estreno del  Templo dedicado a la Imagen del Santo Cristo de los Milagros, es una Pieza Oratoria en que se hallan acertadas todas las reglas del arte, La invención, que es la parte principal realce en el asunto, que es magnífico, verdadero, y el mas conforme al Dogma de la Iglesia, Divídelo entre partes de igual verdad y solidez, y con tal naturalidad que parece que nacen de su todo. La elocución es brillante, toda compuesta de agudas sentencias y diestras amplificaciones, llevando en toda una claridad que parece enemiga a la copia de figuras que exercita, y con todo se ven unidas amigablemente.

Lo mas admirable es que en todo el discurso lleva en peso el elogio de Exmo. Príncipe, que tomó a su cargo la edificación de este Templo, si perderle de vista a ningún respecto. Si en otro género de Sermones pareciera difundirse con exceso por esta parte, en la Oración presente nada sobra, porque el estreno de una Iglesia es el día de las alabanzas de su Fundador. Es una acción el estreno de una nueva Iglesia edificada, en que se le debe al que la fabrica el mayor honor, y a las alabanzas a Dios siguen también las alabanzas al Fundador. Así se practica en la Consagración de los Templos, ( 4 ) en que una de sus Ceremonias es que el Consagrante, revestido de las Infulas Pontificales, ruega a Dios por el Fundador, le manifiesta al pueblo el agradecimiento y el honor que se le debe. Así también lo practicaron los Padres en los primeros siglos, (5) constándonos por la tradición de Eusebio Cesariense (6 )  que todos quantos Obispos asistían al estreno y consagración de un Templo, pronunciaran su Panegírico, ensalzando al Fundador hasta donde podía el ingenio de cada uno.

Bajo de esta costumbre, creo que en un concurso de elogios se hallarían todos desembarazados, sin encontrarse los unos con los otros, porque siendo tan varias las ilustres qualidades que adornan la Persona de nuestro Exmo. Príncipe, y tantos los hechos de su gobierno dignos de alabanza, sería muy difícil que los unos se encontrasen con los otros. El Orador ha llenado por todos la obligación del Panegírico, que es principalícima en la Oración que pronuncio, y no conteniéndose proposición agena del buen sentido de la Iglesia, soy de sentir que se debe dar la licencia para su impresión, que servirá a los Sabios de recreo, y a los que comienzan de instrucción y exemplo, Lima y Agosto 10 de 1771  

Doct. D. Esteban Josef Gallegos
 

LICENCIA  DEL ORDINARIO

Lima y Setiembre 16, de 1771

Imprimatur
                 
Doct. Concha

Por mandato del Señor Provisor

Juan Baptista de Irigoyen y Berroeta


ENTRE LOS VARIOS MEDIOS de que se vale la Divina Providencia
Para manifestar la verdad de la religión alentando la Fe de los corazones piadosos y confundiendo la incredulidad de los impropios, no es lo menos eficaz la prodigiosa representación de su Divina Imagen, la que suele manifestar a los hombres, por medios sobrenaturales y milagrosos, que los aseguran de la aceptación que hace de las adoraciones que se dan a sus Imágenes, y son un estímulo sensible de fixar sus cultos. Aquellas ciudades a quienes Dios distingue con estos beneficios, están en la obligación de serle particularmente reconocidas, por haberles elegido Depositarias de tan soberano tesoro. Así de culto interior y exterior con que las veneran, debe crecer a proporción de estas obligaciones.  

Si para manifestar las verdades de la revelación, que no está sujetas al examen de los sentidos, obra Dios aquellas maravillas, para demostrar la equidad de los preceptos de su ley, y la facilidad de su cumplimiento con los auxilios de la gracia, nos propone como una prueba de demostración la mas concluyente, esos sagrados Depósitos de Vírgenes Penitentes, que no solo cumplen con todo rigor los preceptos, sino que siguen con el fervor mas puro los consejos mas austeros del Evangelio ¡ Quien al ver un sexo débil y delicado, criado entre las comodidades y placeres, lisonjeado por todo lo que el mundo tiene en mas agradable y persuasivo vencer su natural timidez y sensibilidad, desprenderse de los brazos de su Padres y Parientes, de los regalos y delicias del mundo, no atender a los ímpetus de la naturaleza, ni a las impresiones del exemplo y la costumbre que tanta fuerza hacen el alma; entregarse a una vida enteramente nueva, que sujeta su voluntad a ageno arbitrio; que maltrata su cuerpo con las mayores incomodidades y asperezas; finalmente que las reduce a una obligación, que no se acaba sino con la muerte; quien al ver la alegría y resolución con que se sacrifican a estas austeridades, y la exactitud y fervor con que las cumplen, no se avergonzará de tibieza, y no confesará la benignidad de los preceptos de la ley, de tanto menos difícil cumplimiento ¡ Pero si esta comparación confunde el orgullo y desorden  de la naturaleza corrompida, al mismo tiempo alienta la confianza en la Misericordia Divina, esperando que estas hostias puras, víctimas agradables de las aras de su Esposo, sean un holocausto de propiciación, que aplaque la Justicia Divina, justamente irritada por los delitos del resto de los hombres. Por esto todos los fieles respetan con la mayor veneración estos Sagrados Depósitos, y concurren con sus beneficios a limosnas para la fábrica de sus Templos y Casas.

Si la devoción y culto debido a un Simulacro Religioso, y el amparo y protección de un Monasterio austero, son estímulos grandes, aún separados, para mover la veneración y piedad de los fieles ;  ¡ quanta mayor fuerza no adquirirán unidos en una misma casa ¡ Si una Imagen de Cristo Crucificado, pintada con la mayor perfección  por una mano grosera e ignorante, conservada contra el orden natural del ímpetu de los Temblores en una débil pared de tierra, preservada con iguales portentos contra el zelo indiscreto que solicitaba borrarla, elegida por esta ciudad por Patrona y Abogada contra los estragos de los Temblores baxo el título del Señor de los Milagros, si una Imagen tan recomendable por todas estas circunstancias, tiene la particularidad de ser la Advocación del Templo de un Monasterio de los mas austeros y observantes;  ¡ como debía esperarse que en una ciudad donde sobran medios y piedad, fuese el mas atendido y frecuentado, y uno de los primeros que reconociese el zelo con que se dedicó a reedificarle a Dios todos los Templos arruinados con  el Terremoto de año 1546. Con todo, como la Providencia tiene caminos distintos de los que conoce la débil conjetura de los hombres, hizo olvidar por algunos años la Iglesia del Señor de los Milagros y el Monasterio de Religiosas Nazarenas, Carmelitas Descalzas de Santa Teresa, para reservar su construcción a un tiempo en que lograse el acierto y perfección que no hubiera conseguido en otro alguno, empleando el zelo dirección y buen gusto de un Gobernador que posee en grado superior estas calidades y que ha sabido dedicarlas en obsequio de una Imagen tan prodigiosa, y a beneficio de un Monasterio tan recomendable.

Para que se perpetúe la memoria de tan loable acción, y se propague la devoción de esta Santa Casa, ha parecido conveniente dar una ligera noticia del origen de la Imagen del Señor de los Milagros, de la Fundación del Monasterio de Religiosas Nazarenas y de la Fábrica de su nuevo Templo.

En el año de 1651, se cree haberse pintado en la pared de una COFRADÍA ( * ) de Negros Angolas, por la mano de uno de ellos, la Imagen del Señor Crucificado, con su Madre y la Magdalena de pie de la Cruz.
 
( * ) Cofradía se llaman las casas en que se juntan los Negros a celebrar sus fiestas. En ella fabrican una sala espaciosa, y regularmente pintan en uno de los testeros alguna imagen.

Las noticias del origen de la Pintura del Señor, y de todos los demás sucesos que se refieren en esta relación, están tomadas de algunos manuscritos, que se hallan en el archivo de las Religiosas Nazarenas, y de su contesto se colige haber sido escritos por Sebastián de Antuñano, Igualmente se han sacado de la vida de la Madre Antonia Lucia, Fundadora del Beaterio de Nazarenas, escrita por la Madre Josefa de la Providencia su compañera; y de una ligera Relación impresa el año de 1753.  La presente Relación nada añade a aquellos testimonios; desando la verdad de los hechos baxo de aquellas pruebas.

El año de 1655, padeció esta Ciudad uno de los grandes terremotos, que en diferentes ocasiones la han afligido. Con el vinieron a tierra todas las paredes de la Cofradía y de las casas vecinas, quedando solo en pie el pedazo que ocupaba la Imagen del Señor. Lo retirado del sitio, que está en uno de los confines de la ciudad, y las ruinas que lo cercaban, impidieron se advirtiese, así en la particularidad de quedar sola la Imagen libre de la ruina, como en la propiedad y primor de la pintura ; hasta que el año 1671, Andrés de León, notando todas estas circunstancias, y en reconocimiento de la salud que creía haber alcanzado en una grave e incurable enfermedad, encomendándose a la Divina Imagen, empezó a darle culto baxo de una débil ramada de mangles y cañas.

La milagrosa curación de Andrés excitó la devoción de los vecinos de aquel Barrio, e hizo frequentar  el sitio, de modo que el cura de la Parroquia de San Marcelo, en cuyo distrito se hallaba, dio cuenta de las muchas concurrencias nocturnas que en él había a Don Esteban de Ibarra, Provisor en Sede vacante de este Arzobispado.

El Provisor, de acuerdo con el Excelentísimo Señor Virey Conde de Lemus, determinó que el Promotor Fiscal, auxiliado de don Pedro Balcázar,
Capitán de una de las compañías de las Guardias del Señor del Señor Virey, pasase a borrar la Imagen, evitando de este modo las juntas nocturnas y el culto menos decoroso que se daba al Señor. Puso un indio pintor la escala para subir a borra la imagen, y a pocos pasos que dio en ella, vino a tierra fuera de sentido y cubierto de un copioso sudor. Creyendo el suceso casual, hicieron subir otro hombre de los muchos que allí se hallaban, a el que le sucedió lo mismo que al primero; insistieron en que subiese un tercero, y este exclamó que no se atrevía a llegar a la Imagen, que admiraba cada instante mas hermosa, y con la corona de la cabeza toda verde.

Se añade, que estando el día claro y sereno, se oscureció repentinamente el sitio., cayendo en él bastante agua. Lo extraordinario del suceso, llamó la atención del Señor Virey, y de los Jueces Eclesiásticos. Entonces empezaron a admirar lo singular de la pintura; la prodigiosa conservación de la pared, estando comida por el pie de salitre, y de la humedad de dos acequias que junto a ella pasaban, la integridad y limpieza de la Imagen del Señor, sin que la hubiese maltratado estar a cielo raso tantos años e inmediata a un rastro de matanza de carneros, que producía enxambres de moscas.

El cura de San Marcelo solicitó pasar a la Iglesia Parroquial el pedazo de pared con la Divina Imagen, para que en ella tuviese el culto conveniente; dueño del sitio en que se hallaba, se opuso a la traslación.
   
La devoción, que se hizo general en toda la ciudad, facilitó la Fabrica de una Capilla, que se concluyó en breve tiempo, aunque débiles materiales. Refiérese, que al levantar el trozo de pared en que estaba la Imagen, para embeberlo en un caxon de cal y ladrillo que lo asegurase, se desprendieron los adobes en que estaban pintadas la Santísima Virgen y Magdalena, quedando íntegra la Cruz y el Cuerpo del Señor. Por estas particularidades, y por las muchas curas milagrosas, que se creyeron efectos de la devoción a la Divina Imagen, se empezó sin duda a conocer baxo del nombre del SEÑOR DE LOS MILAGROS o DE LAS MARAVILLAS.  

El año de 1684, se dedicó al culto y servicio del Señor de los Milagros  Sebastián de Antuñano, Varón devoto y exemplar, el cual asegura en uno de sus manuscritos, haber sido llamado con particular vocación a este destino y por tanto se entregó a él con tal empeño, que compró todos los Solares vecinos a la Capilla, la hizo de nuevo con mas extensión y mejores materiales, después del Temblor del año de 1687. La ruina que causó en la      Capilla fue general en toda la ciudad; pues es uno de los mayores Temblores que ha experimentado; y en memoria de él, y para obtener del Señor la preservase de otro semejante, se cree haberse entablado la devoción de sacar en Rogativa la Imagen del Señor de los Milagros año en los días inmediatos a aquel suceso, que acaeció el 20 de Octubre del año referido, costumbre que hasta hoy se conserva.

La posesión en que ha estado toda la ciudad de ser aquella Imagen su recurso y tutela en las calamidades de los Temblores, movió al Cabildo, Justicia y Regimiento el año 1715, a jurarla por Abogada y Patrona para su defensa, ofreciendo cuidar y atender a su culto, y costear solemne fiesta todos los años el día de la Exaltación de la Cruz, con asistencia del cuerpo de Ciudad. Lo que hasta aquí ha cumplido exactamente.

Un año antes que Sebastián de Antuñano se dedicase al culto al Señor de los Milagros, se había formado en esta ciudad el Beaterio de Monjas Nazarenas. La Fundadora y Autora del Instituto, fue la Sierva de Dios Doña Antonia Lucía Maldonado y Verdugo, natural de la Ciudad de Guayaquil. Esta admirable muger solicitó el establecimiento de esta casa con incesante afán, venciendo para conseguirlo insuperables dificultades.

 En el Puerto del Callao formó la primera; que abandonó por no ser conforme a sus intenciones el año de 1683, y se situó en esta Ciudad en la Calle de Monserrate, donde se mantuvo hasta el año de 1698, en que vino órden del Consejo de Indias para demoler el Beaterio. Con esta ocasión se movió el corazón de Sebastián de Antuñano a ofrecerle la Capilla del Señor de los Milagros, los Solares inmediatos y algunas habitaciones que en ellos había, para que se recogiese con las demás Beatas. Este había sido siempre el deseo de la Hermana Antonia, que no había tenido aliento para manifestarle a Antuñano, por el respeto y temor que tenía a su nombre, sin haberle jamás visto.

Suspendido el orden del Consejo a solicitud del mismo Antuñano, y establecido el Beaterio en la nueva Casa, se dedicó enteramente a su servicio, y a buscar los medios para que se erigiese el Monasterio. La Fama de su virtud, la de la Hermana Antonia, y la austeridad de vida que seguían las Beatas Nazarenas, tocó el corazón de muchas gentes piadosas a a hacerles limosnas considerables; pero no en la cantidad suficiente para fundar y dotar un Monasterio de 33 Monjas, como lo pedía el Instituto de la Madre Antonia. Ni uno ni otro vieron logrado el fin de sus deseos muriendo ella el 17 de Agosto del año de 1709 y él poco después.

El Beaterio quedó a la dirección de la Hermana Josefa de la Providencia, compañera de la mayor parte de la vida de Beaterio de la Hermana Antonia.

Así pudo escribirla como testigo de vista de los sucesos que refiere, con una naturalidad y sencillez propias de su virtud y verdad; la que se conserva manuscrita en el archivo del Monasterio.

No hay virtud alguna de todas las que poseen en grado heroico las almas privilegiadas, de que no estuviese adornada esta admirable muger; y los favores que Dios franquea a sus mas amados, se asegura haberlos concedido a esta Sierva suya. Dexándolo todo a la piadosa creencia de los Fieles, y al examen de la Iglesia que debe juzgarlos; solo se referirán tres sucesos bien particulares. De los dos primeros fue testigo la misma Madre Providencia, y el último se conserva en un manuscrito de la letra de la Hermana Antoni, y se hace memoria de él en la Cédula en que el Rey da licencia para la Fundación del Monasterio. Estas circunstancias, y la de contener todos ellos, especialmente el último, pruebas manifiestas de la aceptación que hace Dios del Instituto de las Religiosas Nazarenas, han movido a transcribirlos con las mismas palabras que están en sus Originales, dexándolos en aquel grado de creencia que merecen, por la Buena Fe de las Personas que los refieren.

El primero es el modo prodigioso de la muerte de la Hermana Antonia, que refiere la Madre Providencia con estas palabras;
“ Estando haciendo el medicamento la dicha Hermana Juana, yo y la “Hermana Ventura de la Santísima Trinidad, incorporada la Sierva de Dios y “sentada sobre su cama, se puso su mantilla en la cabeza que le tapaba todo “el cuerpo; y poniéndose en pie con velocidad, sin que nadie le ayudase a “levantar, se puso en cruz con los brazos estendidos y los ojos clavados en el “cielo,, y el un pie sobre el otro, y en ademán de extática, estuvo así cerca de “un quarto de hora, y así espiró; en aquella postura le ví dar dos boquedas, y “todavía prosiguió en cruz y parada en la misma forma, sin mas arrimo, que “el de una hermana, que temiendo no cayera, le puso su mano arrimada a las “espaldas, que fue mas para manifestar su admiración, que para sostenerla.

“Y habiendo espirado la Sierva de Dios, inclinándose por si misma “suavemente y con pausa de cuerpo difunto, sin baxar los brazos ni apartar “los pies recostó su cabeza sobre la almohada. Yo solo ví que se puso en pie “con los brazos abiertos en cruz y los ojos como dos luceros fixos había el “cielo, y que en esta conformidad dio dos boqueadas, porque solo me detuve “como unos dos credos es este espectáculo; pues salí turbada corriendo a “avisar de la novedad, y lo estaban todas de suerte, que diciendo unas que “ “doblaran, decían otras no doblen, que está arrobada. Pero así de esto que yo “vi” como de lo demás que refiero, fueron testigos la referida Hermana  Juana ya difunta y la Hermana Ventura de la Santísima Trinidad que aún “vive; de quienes, y de mí lo ha oído muchas veces esta Santa Comunidad.

“ El segundo lo testifica la misma Madre Providencia del modo siguiente :
 “ Luego que la vistieron, sin haber doblado, vinieron de la Iglesia Mayor el  “ Señor Canónigo Don Francisco Garc&eacu

Copyright 2012. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú
Diseño y Hosting por :

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player