HOME CONTACTOS

TEMA :

TRADICIONES NAVIDEÑAS.-
(Recopilaciones)
   
INDICE.- - La Misa de Gallo
- La Tarjeta de Navidad
- Papá Noel
- El Árbol de Navidad
- Navidad de Antaño
- Los Reyes Magos
- Día de los Inocentes
- Rosca de Reyes
- Pavo de Nochebuena

 

LA MISA DE GALLO

Dentro de todos los acontecimientos religiosos que se celebran durante la época navideña encontramos la popular “ MISA DEL GALLO “ (o Misa de Gallo ) que tiene lugar a las 12 de la noche del día de Nochebuena, el 24 de Diciembre, es decir justo al comenzar la navidad.

La mayoría de los historiadores y voces muy autorizadas en el tema Litúrgico señalan, como origen a esta tradicional conmemoración religiosa del nacimiento de Jesús al Papa Sixto III  quien, en el siglo V, instauró la costumbre de celebrar una misa de vigilia nocturna en la medianoche del día de de celebración del nacimiento del Mesías, tras la entrada al nuevo día (Navidad) en el “ad galli cantus” (al canto del gallo)

El “ad galli cantus” se refería al momento en el que empieza el nuevo día y que, según las antiguas tradiciones romanas, éste comenzaba en la medianoche en el canto del gallo

Pero, como todas las fuentes están de acuerdo con este origen, hay quien lo coloca en una antiquísima fábula que cuenta que durante el nacimiento de Jesús, había un gallo en el establo, el cual fue el primer ser vivo testimonio de tal acontecimiento y el encargado de pregonarlo, primero a la mula y al buey, después de los pastores y sus ovejas y por último a las gentes que vivían en los alrededores y por tanto la venida al mundo del Mesías fue anunciada “ad galli cantus”, es decir, al canto del gallo.

Otra teoría, poco documentada y que carece de bastante credibilidad, sostiene que el nombre se debe a que antiguamente, en algunos países el menú de la cena de Nochebuena estaba compuesto por un gallo asado.

También hay quien asegura que el origen del nombre de la Misa de Gallo tiene su origen en la celebración de esa misma en la Basílica de S. Petrum in Gallicantum (San Pedro en Gallicantu) en Jerusalén. Esta Iglesia tomó su nombre del episodio evangélico que relataba como Jesús advirtió a Pedro que este le negaría tres veces antes de que el gallo cantase.

Aunque es de arraigada costumbre celebrarla a medianoche, en algunas ocasiones el horario de la Misa se adapta a las necesidades de la comunidad y puede adelantarse, el caso más señalado es el del mismísimo Vaticano, ya que por razones de salud del Papa la misa de oficia a las 22. OO horas.

(sic)

FUENTE.- es.catholic.net / about.com

 

MISA DE GALLO.-

Se denomina popularmente  Misa del Gallo o Misa de Gallo a la misa que se celebra en la medianoche (o poco antes) de Navidad de esta forma se recibe al día de la Navidad como la conmemoración del nacimiento de Jesús. Esta misa es conocida popularmente con el nombre de “Misa de los pastores”.

Tanto la antigua liturgia romana trilentina, hoy llamada “de uso extraordinario” como la liturgia romana actual (Pablo VI) tenían cuatro misas de navidad; misas de vigilia, misas de noche eran de carácter penitencial, con ornamentos morados como en Cuaresma, como preparación inmediata a la celebración de la fiesta. Por este motivo, muchos, incluso muchos sacerdotes, creen erróneamente que la solemnidad de la Navidad no empieza hasta la misa de la noche, que michos se obligan a que sea en punto; sin embargo, la liturgia oficial actual hace empezar las solemnidades con las primeras vísperas, que se celebran la tarde anterior, y con la Navidad no se hace una excepción, si bien, se han conservado estos cuatro formularios de misa para ser celebrados cada uno a su hora correspondiente, con la nota de que son textos intercambiables.

Es conocido el pasaje del evangelio utilizado en la misa que nos ocupa, la del Gallo o de noche, el pasaje de San Lucas 2, 1-14. Sin embargo conviene recordar que las misas del atardecer de Navidad, también son misas de Navidad, cosa no permitida litúrgicamente con la Pascua  (en que está prohibido anticipar la misa de Vigilia al atardecer), con la que  habitualmente se hace semejanza, esta otra misa del atardecer, por reminiscencias a la misa de Gallo, se conoce en algunos sitios como la del “Pollito”, sobre todo en Cataluña (en Catalán, del Pollet). En este día, está permitido comulgar de manera indistinta en las cuatro misas, siempre que se celebren a su hora.

Sixto III ( Siglo V. de C. ) introdujo en Roma la costumbre de celebrar en Navidad una vigilia nocturna, a medianoche “ en seguida de cantar el gallo “ en un pequeño oratorio, llamado “ ad praesepium “ “ ante el pesebre “ situado detrás del altar mayor de la Basílica de Santa María la Mayor de Roma. Esta expresión se debe a que los antiguos romanos denominaban el Canto del Gallo al comienzo del día, a la media noche. Se quedó con el nombre de Misa de Gallo la misa que se celebraba a esta hora.

Las celebraciones en otros países de habla hispana esta costumbre está arraigada sobre todo en la región de América Latina donde existe el mayor número de católicos a nivel mundial. Otras regiones como Filipinas se celebra una misa de gallo similar a la española, debido tal vez a la colonización del territorio por españoles que dejaron restos de la cultura católica. En Venezuela se les conoce también como “Misas de Aguinaldo “, haciendo alusión a la música tradicional navideña conocida con ese nombre.

Nota.- Desde hace unos años, la misa de la noche de Navidad en la Basílica de San Pedro se adelanta a las diez de la noche con total normalidad, a pesar de la tradición de las doce.

( SIC )

Fuente : Wikipedia Escritura libre

 .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

LA TARJETA DE NAVIDAD - PAPA NOEL - EL ARBOL DE NAVIDAD - 

Existen algunos trabajos muy interesantes sobre las Tradiciones Navideñas, de los que se pronuncian dilectos escritores, pero que lamentablemente se continúan perdiendo en el tiempo, el horario de la misa,  ( que solo nuestro Sumo Pontífice Benedicto XVI puede haber cambiado de hora de la misa por razones de salud), adornos como el árbol navideño,  y regalos, pero que nosotros no las podemos dejar ni olvidar, ellas siempre están presentes, en nuestro recuerdo están, entre otras, la Misa de Gallo y la Cena Navideña.

A continuación lo claro y hermosamente narrado en su artículo don Bartolomé Sanz Albiñana, doctor en filosofía, y porque no nuestra propia narrativa, y que con todo respeto decimos haberla vivido muy de cerca, por las razones que explicaremos más adelante.

Dice don Bartolomé, que cuando llega la Navidad siempre se pregunta por el origen de las tantas y tantas tradiciones de esta época del año no sólo nuestras, sino también de otros países de nuestro entorno cercano o no tan cercano. Hace años mi alumnos del instituto, al amparo de un programa europeo, investigaron la celebración de la navidad en su propio país y a continuación lo intercambiaron con alumnos de otros países; las luces navideñas, la lotería, la misa de gallo, los mensajes navideños por parte de los jefes de Estado o de gobierno,, las inocentadas, Santa Claus o el Papá Noel, el árbol de navidad, las tarjetas, los lugares de concentración para despedir el año viejo y dar la bienvenida al nuevo, las uvas, la flor de pascua, los villancicos, (desde las bonita historias tras la Noche de Paz hasta Rudolfo, el reno de nariz roja ) las campanadas de noche vieja, el árbol de navidad, los mercados navideños, la zambomba y la pandereta, los belenes, la carta de los reyes, los regalos, el carbón las medias de lana, el envío de tropecientos mil mensajes a través del teléfono móvil en los últimos minutos del año, etc. etc.

Solo me voy a detener en tres : la menguante tradición de las tarjetas de navidad, la creciente colonización de Papá Noel, así como la costumbre de colocar los regalos debajo de un árbol. Es decir, cosas sin demasiada importancia que alguien hizo por primera vez y que después, por el fenómeno de ósmosis, todo el mundo copió y que ya forman parte de nuestras vidas.  

La tradición de mandar tarjetas ha caído prácticamente en desuso ante el desplazamiento ocasionado por las nuevas tecnologías (recuerden que el penúltimo aviso tuvo lugar a comienzos de los ochenta cuando el vídeo mató a la estrella de la radio) ; pero conviene recordar que las primeras tarjetas navideñas las mandó en 1843 Sir Henry Cole, jefe a la sazón del museo londinense de Victoria y Alberto. Como estaba demasiado ocupado en su trabajo, un amigo pintor le diseñó una ilustración que representaba una escena familiar festiva con la felicitación por todos conocida “Feliz Navidad y feliz año nuevo “. Las mil tarjetas impresas por la imprenta fueron la semilla de lo que vendría a continuación y que ha permanecido viva hasta hace poco.

A  los niños les encanta Papa Noel, conocido en todo el mundo como Santa Claus, nombre que evolucionó del apodo neerlandés Sinter Klass, una forma abreviada de Sin Nikolaas. En Italia lo llaman Babobo Natale, en Noruega Julenisse, en Alemania ni lo intente, en Grecia Ayos Vasilis, en Portugal Pai Natal, etc. Pero háganme caso: olvídense de las leyendas de San Nicolás de Bari como hombre de bien que socorre a los necesitados, porque ése es solo el principio de la historia, un dibujante sueco del siglo XIX se encargó de darle la pinta de bonachón con que todos lo conocemos hoy día, eso sí, el toque de sofisticación y en cualquier caso la imagen última que tenemos hoy se la debemos desde 1931 a Coca Cola, gracias a la mediación ya saben de que país. Así que de poco sirve documentarse sobre el origen verdadero de un tema, ya que a la primera vuelta de esquina todo se ha pervertido.

El árbol de Navidad adquirió popularidad en Reino Unido en 1841 cuando el marido de la reina Victoria, el príncipe Alberto hizo transportar a és país un árbol de Alemania y lo instaló en el castillo de Windsor. Se dice que la estrella de la cima representa la estrella de la Natividad de Belén que sirvió de orientación a los Reyes Magos, que en estos momentos de crisis y confusión ya no sabemos si venían d Oriente  o de Tartessos.  No pierdan de vista nunca la amalgama de leyendas a lo largo del tiempo, y como unas culturas toman elementos prestados de otras y se los apropian.    

Lo que parece que esté totalmente demostrado, siento herir sensibilidades, es que Baltazar, el rey negro, iba detrás de Melchor y Gaspar, ya que la discriminación y el racismo tienen un largo rastro que se pierde en la noche de los tiempos. En Alcoy, donde se celebra la cabalgata de reyes más antigua de España, resulta curiosa la mezcolanza de elementos navideños; reyes, moros, y cristianos, Belén de Tirisiti, burritas recogiendo cartas, egipcios, negros (otra vez negros, que casualidad ) con escaleras, el tío Piam, etc.

En cualquier caso, cuando me vuelvo niño, permanezco fiel al capazo lleno de paja y algarrobas que los niños de mi niñez  preparábamos en los balcones de nuestras casas con el fin de que los caballos de los reyes exhaustos de repartir juguetes a los niños durante toda la noche., pudieran reponer fuerzas. La inocencia en los ojos de los niños en esa noche mágica e uno de los regalos mas grandes que podemos tener, sobre todo si nos devuelven un poco de nuestra inocencia perdida. Solo hay que descubrirla en las calles de Alcoy o en cualquier otro pueblo mirándoles con atención.

Las leyendas, no obstante, nos elevan a otras categorías como seres humanos y de tanto en tanto conviene que las consideremos como historias reales porque nos devuelven una sensibilidad, en la mayoría de los casos, ya perdida.

(SIC)

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

NAVIDAD DE AQUELLOS TIEMPOS.-

Recordaba que actualmente y lo corroboré el día 24 de Diciembre cuando por televisión observé que en la Catedral se celebraba la Misa de gallo, a las 20.00 horas, lo cual a pesar de haber transcurrido mucho tiempo, ello me puso vacilante en mis recuerdos y la tradición, y lo primero que hice es de buscar información y saque cosas muy bellas y simples sobre las Festividades de la Navidad, comenzando por mi preocupación sobre el horario de la Misa de gallo, la tarjeta de navidad, Papá Noel, el árbol de Navidad,  la cena navideña y los Reyes Magos.

De nuestra búsqueda me quedó bien claro, primero, que de un tiempo a esta parte el cambio de horario (adelantar la hora) de la celebración de la Misa de gallo, era solo por la comodidad del Papa, dada su avanzada edad, su estado de salud, además, deber cumplir con otros actos eclesiásticos propios de la Navidad. (Leer el trazado, Misa de gallo, punto 1 de esta recopilación).

Luego, recordar tiempos aquellos de mi niñez, la que fue bastante consolidada por Fe, y Tradición que gracias al Señor nos señalaron nuestros padres y que estuve casi permanentemente en la Iglesia dado que mi padre era Patrón de Andas y Sacristán de la Iglesia de las Nazarenas y por cierto, y no era de otra forma, era yo acólito “obligado” y que mi participación en todo acto en ella debía de participar.

Este tema fue la conversación “obligada” de la cena, en compañía de mi esposa hijo nuera y nieta, y los otros la visita en el día 25, como fue “mi” Navidad.

Permítaseme ordenar mi narración sobre el particular. Éste comenzó allá por el año de 1941 (tenía solo 5 años )  en casa, mis hermanas mayores (4) se encargaban del mantenimiento de la casa, preparar el nacimiento, el arbolito, chucherías navideñas, y la mesa lista con las servilletas alusivas, el panetón, y un servidor aparte de pensar mucho en los regalos que traía el Niño Dios, no Papa Noel, jugar unos momentos con mis amigos, sobre la carta de pedidos, a las 10.00 pm debía estar con mi padre para acolitar la misa de gallo.

Ya en casa todo listo por la cena, con mi padre preparando lo necesario para la misa de gallo, ornamentos, vestuario litúrgico, luces, iluminación del Altar Mayor, revestir con un ropón especial como monaguillo y a esperar las 11.55 para acudir con el sacerdote encargado de celebrar la misa hacia el Altar; en tanto la feligresía ya poblaba las bancas y nave de la iglesia, y como los feligreses eran del barrio de nazarenas y pachacamilla, la verdad que era una misa de Gran Familia. Entonces a la hora señalada subíamos al acto sagrado, que dicho sea de paso en esa época era todo en latín y se iniciaba la misa a las 12.00 en punto de la noche.

Era el primer abrazo que nos dábamos por la navidad los nazarenos, ý era una cosa especial porque en esa época no existía lo que posteriormente el sacerdote indica: “ DAOS FRATERNALMENTE LA PAZ “ como actualmente.

Al concluir la misa y retirarse los hermanos, era una alegría observar a todos los concurrentes y abrazarse y darse la paz en la plazuela de la iglesia; y de inmediato todos muy apurados a la Cena Navideña en sus hogares. En mi caso mi madre y hermanas y unos años más tarde mi hermano aunque aún muy pequeño, se retiraban a la casa a los últimos detalles era esperar la llegada de mi padre y el suscrito ya que teníamos que dejar la iglesia todo en orden, es más, entregar las llaves a las madres del convento. Llegados casa todos nos reuníamos ante el nacimiento y recién se podía el Niño en su pesebre. Mi madre iniciaba una oración y luego de congratulaciones, todos a la mesa a degustar la cena, y como debía ser, el padre a la cabecera y la mamá al  frente, a la antigua, cada uno tenía su sitio en la mesa

Recién se ponía el Pavo, era casi un ritual la cena, mi madre alcanzaba el pavo a la mesa y daba el primer corte, luego mis hermanas se dedicaban a atender, y dicha labor era de la hermana mayor, porque los padres ya estaban ubicados a la mesa en sus lugares y se les atendía.

Mayormente en la sobre mesa, era muy larga cabíamos ocho, tanto mi madre como mi padre nos hacían reminiscencias   de carácter navideño y anécdotas las que por cierto escuchábamos con mucha atención, y como iba a ser la cena de Año Nuevo, aunque nuestro pensamiento, estaba puesto en que ya se debía de ir a acostarse ( ojo no decimos dormir ) para que pudiera venir el Niño Dios a poner los regalos, en el zapato, el que por cierto era clásico ubicarlo en la ventana, o tras la puerta del dormitorio.

Como es de suponer al día siguiente ya estábamos despiertos a las 6.30 am. y correr a buscar los regalos, no siempre era lo que se pedía, porque no era muy cómodo lo que uno quería de regalo, y además, el buen obsequio estaba muy ligado a la libreta de notas del Colegio, aunque si estaba bajo el regalo existía la posibilidad de escribirle a los Reyes Magos para el 6 de Enero; y corríamos a comunicar a mamá y papá lo que el Niño nos había traído,  luego el desayuno, calentando el chocolate el pavito, mas panetón y tamalitos, luego al barrio a enseñarnos con nuestro amigos lo que nos había traído el Niño y porque negarlo, ya existían “camaradas” que decían: “estas sonso los regalos los traen los papás… si el Niño Jesús es pobre él no tiene plata para tantos regalos..” pero bien, esa era nuestra navidad.

En aquel entonces no existía Papá Noel, ni árbol de Navidad, solo e4l Niño Dios, es más, ya se “respiraban” aires de navidad en Diciembre, por la Pascua, los regalos y las vacaciones de la escuela, y poner el zapato en la ventana, “BENDITA SEA LA INOCENCIA” …  éramos niños, claro, también, otros tiempos.

Pero a pesar de los cambios, las eras y la modernidad, la Pascua es la Pascua de Navidad, solo PAZ, PERDÓN Y AMOR.

Luego a esperar la celebración de Año Nuevo, con todo lo tradicional, que bien señala líneas arriba el Filósofo

Bartolomé Sanz Albiñana en el tema tres, donde nosotros le agregamos, que aunque algo raro lo de la carta a los Reyes Magos, porque era otro punto tradicional, como lo de la Rosa de Reyes, un dulce en forma circular que era el regalo de esa fecha (ver más adelante historia de la Rosca de Reyes) como el turrón de doña Pepa en Octubre.

Y no faltaba tener muy presente el DIA DE LOS INOCENTES (O DE LOS Santos Inocentes) para las consabidas bromas, que luego narraremos in extenso.

 .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-  

DE LOS REYES MAGOS.-

Nos encontramos en internet con variada información sobre el tema, escogimos para ustedes la siguiente:

Los Reyes Magos de oriente (o simplemente Reyes Magos) es el nombre por el que la tradición denomina a los visitantes que, tras el nacimiento de Jesús de Nazaret, acudieron desde países extranjeros para rendirle homenaje y entregarle regalos de gran riqueza simbólica: oro, incienso y mirra.

Los Evangelios solo hablan de “magos” en ninguna parte se indican sus nombres, ni que fuesen reyes, ni que fueran tres (número que posiblemente se deba a la cantidad de obsequios ofrecidos).

Estas creencias fueron agregadas varios siglos después y se han mantenido en la tradición popular.

Según la creencia católica, estos magos eran representantes de religiones “paganas” de pueblos vecinos, que los Evangelios ven como las primicias de las naciones que aceptarán la religión católica.

En algunos países (normalmente los hispanohablantes) existe la tradición de representar a los reyes trayendo los regalos que los niños les han pedido en sus cartas durante la noche anterior a la Epifanía.

Los Reyes Magos por tradiciones de algunos países forma parte del pesebre junto a José, el Niño Jesús y María.

La palabra “mago” proviene del elamita ma-ku-ish-ti, que – pasando por el persa ma-gu-u-sha- y por el acadio ma-gu-shu- llegó al griego como uayóc (magós, olural : uayoi, magoi) y de ahí al latín magi, /mágui (cf.magister/) de donde llegó al español.

Eran los miembros de la casta sacerdotal medo-persa de la época aqueménide y durante todo el reinado de Darío el Medo (521 a. C.)

La figura católica de los Reyes Magos tiene su origen en los relatos del nacimiento de Jesús, algunos, fueron integrados de los evangelios canónicos que hoy conforman el Nuevo Testamento de la Biblia. Concretamente el Evangelio de Mateo es la única fuente bíblica que menciona a unos magos (aunque no especifica los nombres, el número ni el título de reyes) quienes, tras seguir una supuesta estrella buscan al “rey de los judíos que ha nacido” en Jerusalén, guiándoles dicha estrella hasta Jesús nacido en Belén, y a quien ofrecen ofrendas de oro, incienso y mirra.

Las tradiciones antiguas que no fueron recogidas en la Biblia como por ejemplo el llamado Evangelio del Pseudo Tomás (o Evangelios de la infancia de Tomás) del siglo II – son sin embargo más ricas en detalles. En ese mismo evangelio apócrifo se dice que tenían algún vínculo familiar, y también que llegaron con tres legiones de soldados: uno de Persia, otra de Babilonia y otro de Asia.

Según interpretaciones posteriores, los Magos fueron considerados originarios de Europa, Asia y de África respectivamente. Sin embargo, el último libro escrito por el papa Benedicto XVI sobre Jesús de Nazaret “La infancia de Jesús”, destaca que los Reyes Magos probablemente no venían de oriente,  como se ha creído tradicionalmente, sino de Tartessos, una zona que los historiadores ubican entre Huelva, Cádiz y Sevilla, Andalucía, España. Dice textualmente que “Así como la tradición de la iglesia a leído con toda naturalidad el relato de la Navidad sobre el trasfondo de Isaías 1,3, y de este modo llegaron al pesebre el buey y el asno, así también ha leído la historia de los Magos a la luz del Salmo 72,10 e Isaías 60. Y, de esta manera, los hombres sabios de oriente se han convertido en reyes, y con ellos han entrado en el pesebre de los camellos y los dromedarios” relata Benedicto XVI y La promesa contenida en estos textos extiende la proveniencia de estos hombres  hasta el extremo Occidente continúa: ( Tersis, Tartessos en España ) pero la tradición a desarrollado ulteriormente este anuncio de la universalidad de los reinos de aquellos soberanos, interpretándolos como reyes de los tres continentes entonces conocidos: África, Asia y Europa.

Pero el secretario general de la Conferencia Episcopal  monseñor Juan Antonio Martínez Camino, recuerda que en ningún momento el Santo Padre dice que  los Reyes Magos fueran andaluces, lo que explica el Papa es que los magos no eran otra cosa que buscadores de la verdad.

Representaban a todos los hombres buscadores de Dios de todos los tiempos  y de todos los lugares y eso incluía a todo el mundo hasta entonces conocido y cuyo límite occidental era Tartessos, en la península Ibérica”, explica. Al mencionar a Tartessos, Benedicto XVI , se refiere a este límite geográfico que tenía el mundo en el siglo 1 a.C. “ los Magos son de Oriente pero que en esa inquietud por buscar a Dios están representados los hombres buscadores de Dios de todos los lugares y de todos los tiempo”.

Con respecto al nombre de los reyes ( Melchor, Gaspar y Baltasar ) las primeras referencias parecen remontarse al siglo V a través de dos textos, el primero titulado Excerpta latina bárbari, en el que son llamados Melichior, Gathaspa y Bithisarea, y en otro evangelio apócrifo, el Evangelio Armenio de la infancia donde se les llama Balthazar, Melkon y Gaspard. Los nombres son además diferentes, según la tradición siriaca.

( SIC ) GL

Copyright 2012. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú
Diseño y Hosting por :

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player