HOME CONTACTOS
 

Noticias

El Viernes Santo

Este día para los Cristianos es de suma tristeza, de sufrimiento, dolor y calvario porque era el día “FIN DE LA VIDA DE JESÚS”, que vino a morir por nosotros, al ser clavado en la Cruz, por obediencia y amor.

VIERNES SANTO.- día de la entrega de Jesús hasta su última gota de sangre, Viernes de dolor, pero de triunfo para Jesús, donde el amor triunfó sobre el egoísmo, la luz sobre las tinieblas, el coraje sobre la cobardía, la obediencia sobre la rebeldía, para hacer hombres libres y de buenas costumbres.

VIERNES SANTO, viernes de dolor y llanto, de enseñanza, porque Jesús es crucificado por redimirnos y donde sabiamente deja las SIETE PALABRAS para su Sermón y Reflexión.

1.- Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.

2.-  Hoy estarás conmigo en el paraíso

3.-  Madre, he ahí a tu hijo.

4.-  Dios mío, ¿ Porque me haz abandonado?

5.-  Tengo sed.

6.-  Todo se ha consumado

7.-  Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

Según Juan Pablo II, el 27 – 3- 91, el Viernes Santo evoca la Pasión de Cristo, que comenzaba la víspera con la agonía en el Huerto de  Getsemaní y que concluye con su muerte en la cruz, es un día de sufrimiento sobre humano y de misteriosa confrontación entre el amor infinito de Dios y el pecado del hombre. En este día el Cristiano ha de compartir intensamente los Sentimientos de Cristo, tras haber seguido a Jesús desde Getsemaní hasta los Tribunales Religiosos y Civiles y tras de  haberlo acompañado en la subida al Calvario, cargado con el madero de La Cruz, el creyente junto con el Apóstol Juan, con María Santísima y las mujeres, se detienen a sus pies en el Gólgota para reflexionar sobre estos acontecimientos dramáticos y al mismo tiempo exaltantes. Contemplando al Crucificado es posible medir hasta el fondo la verdad de las palabras de Jesús “TANTO AMO DIOS AL MUNDO QUE DIO A SU HIJO UNICO PARA QUE TODO EL QUE CREA EN EL, NO PEREZCA, SI NO QUE TENGA VIDA ETERNA PORQUE DIOS NO HA ENVIADO A SU HIJO AL MUNDO, SI NO PARA QUE EL MUNDO SE SALVE POR EL” (Jn.3,16.17)

La Cruz misterio de expiación: Jesús se deja condenar y matar cruelmente para expiar, a la vez “EL PECADO ORIGINAL” cometido por nuestros primeros padre y el terrible flujo de pecados que atraviesa toda la historia de la humanidad. Todo cuanto sucede en el Gólgota se convierte en un Acto Supremo de Amor, por el que cada uno puede decir con el Apóstol “EL HIJO DE DIOS ME AMO Y SE ENTREGO ASI MISMO POR MI”. (Ga. 2,20)

Revisar temas »

 


Han visitado esta web

 
Copyright 2012. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú
Diseño y Hosting por :

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player