HOME CONTACTOS
 

Noticias

TEMA: EL CRISTO MORADO DE LOS INMIGRANTES
PERUANOS. LA FE POPULAR TRASMIGRACIONAL.-

DE: JORGE YESHAYAHU GONZALES – LARA

El Cristo morado es una manifestación popular que los inmigrantes peruanos han llevado a decenas de ciudades del mundo, esta veneración ha pasado a ser reconocida internacionalmente y auspiciada oficialmente por diversas autoridades locales en los países que los inmigrantes de la diáspora Peruana ha escogido como lugar de residencia..

Las procesiones en diversas ciudades en el mundo son parte del fenómeno de las migraciones internacionales; los migrantes peruanos y peruanas traen consigo su fe religiosa y la comparten en las ciudades donde han elegido su nuevo lugar de residencia: Atlanta, Asunción, Barcelona, Bello Horizonte, Bogotá, Bucarest, Buenos Aires, Chicago, Cuenca, El Cairo, Estocolmo, Filadelfia, Friburgo, Génova, Ginebra, Iquique, Madrid, Milán, New Jersey, New York, Paris, Pennsilvania, Reenes, Río de Janeiro, Roma, Santiago de Chile, Turin, Washington, Zurcí, y diversas ciudades del Japón.

Los peruanos forman cofradías y hermandades religiosas del Cristo Morado. El dinamismo de las Hermandades y la devoción religiosa a cread una tradición en los inmigrantes peruanos luciendo el tradicional hábito morado o el escapulario del Cristo morado que los caracteriza en el mes de octubre de cada año.

El Cristo Morado es una manifestación popular, un rito pre - hispanos donde las personas esperan del Cristo morado por la fe cosas absolutamente disímiles, como el saneamiento de una dolencia, conseguir un trabajo, la paz espiritual, el curar una enfermedad, la abundancia económica, y la posibilidad de atraeré al ser amado y unificar la familia en la travesía migratoria. La devoción religiosa esta matizada por la tradición popular de la familia, el barrio, las experiencias individuales y colectivas.

El Cristo morado y la procesión del Señor de los Milagros han migrado con los peruanos como parte de la fe religiosa y popular. Este fenómeno religioso de fe popular se desarrolla con cada inmigrante que profesa la fe en las ciudades de los Estados Unidos como un fenómeno trasmigracional en la era de la globalización y las migraciones internacionales es un elemento integrador de fe popular – religioso y de identidad cultural. Cada integrante trae consigo la fe religiosa y esta tiene diversas manifestaciones porque no todos los inmigrantes son religiosos o creyentes, las creencias son muy diversas que se expresan como manifestaciones populares y consigo sus santos viajeros, los peruanos, El Cristo Morado, los Dominicanos la Virgen de Altagracia, los Mexicanos la Virgen de Zapopan, los diversos grupos migrantes traen consigo su religiosidad popular que se ha construido a partir de las experiencias en sus países y que migran con ellos como parte de la identidad religiosa popular.

En la literatura reciente que analiza las migraciones peruanas a Estados Unidos se señala reiteradamente la centralidad que adquieren las prácticas religiosas asociadas a la veneración del Cristo Morado en las comunidades que han logrado construir vínculos transnacionales.

La nueva centralidad de las hermandades del Cristo Morado se debe a que permiten construir vínculos entre diversos espacios locales y a que aportan una solución de continuidad entre los distintos niveles locales, espacio íntimo, espacio multifocal, espacio transnacional Las referencias a las prácticas se han multiplicado en los estudios relativos a las migraciones internacionales y en la sociología de las religiones se sostiene con una frecuencia que los cambios religiosos en las migraciones internacionales en la era de la globalización no se puede ser comprendido sin tomar en consideración la intensificación de la movilidad de los flujos migratorios en la relación explícita migración y prácticas religiosas.

La representación religiosa del Cristo Morado se engloba al conjunto de las construcciones imaginarias mediante el cual los individuos en estos grupos tratan de conferir un sentido a su experiencia cotidiana y representarse en su origen, su porvenir y son construidas y transformadas activamente por los miembros de las cofradías religiosas.

La relevancia del Cristo Morado es la reconstrucción de identidades que tiene lugar en la celebración de la fiesta del Cristo Morado también conocida como El Señor de los Milagros y las celebraciones a su entorno considerando que la devoción ha adquirido un lugar central debido a que permite construir una continuidad a diversas escalas local, regional, y transnacional en las que transcurre la vida cotidiana de los creyentes.

La creatividad de los creyentes de todas las denominaciones y en todos los contextos geográficos para reconstruir de manera pautada su propio itinerario existencial, lo que mueve a reordenar sus experiencias en un nuevo sistema de representación simbólica religiosa del Cristo morado. No se trata de una situación que la Iglesia Católica pueda irrogarse, es antes que nada manifestación popular, no solo institucional, s que la ente espera del Cristo Morado cosas absolutamente disímiles.

Cada inmigrante interpreta y practica la religión desde sus propios universos y simbologías, desde sus propios miedos, posibilidades y realidad. La riqueza social de esta tradición está en que cada cual es libre de acercarse al Cristo Morado como lo considere. El mes de Octubre se convierte en un mes lleno de simbología religiosa para sus creyentes en que las calles son tomadas, la música, el humo del incienso, los vendedores ambulantes de todo tipo con dulces tradicionales como el llamado turrón y escapularios. La imagen del Cristo Morado se encuentra presente en los hogares una imagen, cuadro del recuerdo a venerar o la imagen del Cristo Morado en una estampa religiosa en la cartera personal como símbolo de protección.

Las imágenes, escapularios e imágenes bendecidas permiten a los inmigrantes llevar consigo la representación de la identidad local. En las casas las imágenes religiosas y altares domésticos permiten conectar los hogares de origen y el lugar de destino. Es así qu la procesión del Cristo Morado contribuye a vincular los espacios públicos.

La Hermandad del Señor de los Milagros de New York que realizan actividades sociales y culturales, retiros espirituales y campañas de caridad, la Hermandad del Señor de los Milagros de Atlanta Georgia, la Hermandad del Señor de los Milagros de San Diego, la Hermandad del Señor de los Milagros de Long Islan, la Hermandad del Señor de los Milagros de Washington DC. Y la Hermandad del Señor de los Milahros de New York fundad en 1971 y que cuenta con mas de 300 miembros entre cargadores y sahumadoras de New York, New Jersey y Connecticut. Los inmigrantes participan en diversos niveles como cargadores, organizadores salmueras, y otros creyentes y reconstruyen su identidad religiosa desde sus propios universos.

El Cristo Morado se ha convertido en un punto de encuentro con quienes comparten la misma fe, costumbres es un espacio social diásporo donde los inmigrantes incorporan y traslada las costumbres religiosas y populares, siendo muchas veces los templos religiosos espacios para recrear el recuerdo y el reencuentro lleno de rituales que alimentan la fe popular.

El santo patrón el Cristo Morado como es conocido popularmente en mes de octubre congrega y transmite la tradición. Los inmigrantes traen consigo la religiosidad popular del Cristo Morado esperando cosas absolutamente disímiles como parte de la fe popular.

SIC.
New York February 11, 2011
Publicado por La Diáspora Peruana
Glm.

“EL HOMBRE ENCUENTRA A DIOS
DETRÁS DE CADA PUERTA
QUE LA CIENCIA LOGRA ABRIR. “

Albert Einstein, Físico Alemán

Revisar temas »

 


Han visitado esta web

 
Copyright 2012. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú Diseño y Hosting por