HOME CONTACTOS
 

Noticias

TEMA:  EL SEÑOR DE LOS MILAGROS Y LA FIESTA BRAVA.-

AUTOR: MANUEL SOLARI SWAYNE.- PARTE 1

Bien sabe la afición taurina y todo el público en general siendo de Lima, una ciudad esencialmente española en muchos de sus hábitos coloniales aquí se acudió a espectar corridas de toros desde los primeros años de la vida de la ciudad de Pizarro. Hasta que durante el mandato del eminente estadista el virrey Don Manuel de Abad y Juniet se fundó la Plaza de Toros de Acho, según lo ha esclarecido el Dr. Aurelio Miro Quesada Sosa. Casi a orillas del Rímac la fiesta brava adquirió auge y fama con el correr de los siglos.

En orden de categoría la mejores temporadas después de las españolas se han protagonizado en Lima y después en México, Colombia, Venezuela y Ecuador.

Consideró el ilustre literato limeño don Manuel Solari Swayne, cuyo seudónimo “Zeñó Manué” ha sido popularizado en un vals de Chabuca Granda, que Lima a la manera de las grandes ciudades castizas que tienen celebraciones religiosas, digamos Sevilla, y Toledo, al lado de ferias de toros debía tener una feria digna de la antigüedad y prosapia de su vasta y sabia afición. Y lanzó la idea de fundar la Feria del Señor de los Milagros. Antes los toros se corrían en los meses de Enero y Febrero para gozar de las magnificencias del Sol. Pero desde 1946 que se inauguró la Feria estas corridas de postín tienen lugar en el mes de octubre, Noviembre y Diciembre.

Ofrecemos en seguida dos bellos capítulos del libro de Zeñó Manué: “Tendido cinco; Barrera 25” que refieren como y porque nació y ha ido creciendo la mundialmente famosa Feria del Señor de los Milagros. 

¿ PORQUE NO CREAMOS LA FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS ?

Pocas manifestaciones públicas tan ceñidas a la TRADICIÓN como la    fiesta brava. Aunque la manera de torear haya evolucionado –si ayer se prefirió el   lance con las manos altas hoy el aficionado le gusta mas cuando es ejecutado  con las manos bajas,- no puede decirse que el toreo haya cambiado sustancialmente. Se mantiene a pesar de los años la rígida estructura de este rito popular. Continúa permanentemente y depurado el clásico corte de lidia. Tres tercios. No hay quien destruya el gallardo tríptico. La verónica, la media verónica, los puyazos, los quites, el tercio de banderillas la faena de muleta y la estocada. Algunos pases y quites han desaparecido. Otros han creado los toreros que quisieron imprimir su nombre y su estilo en tal o cual suerte. Se ha enriquecido en parte el repertorio y se ha dado un matiz de plasticidad al arte incomparable, pero en esencia medularmente sigue siendo el mismo.  La verónica el  pase natural y el de pecho y el volapié son base inamovible y auténtico sustento de la torería. Los trajes brevemente aligerados, con esa plástica reminiscencia goyesca, finos y aligerados, en contraste con la violencia  de la fiera han dejado que todas las vestimentas se ciñan a las cambiantes  modas, permaneciendo ellos como una pincelada de oro en este mundillo  de billetes. El brindis, la vuelta al anillo, el corte de apéndices, las rechiflas y broncas se suceden en la historia del toreo, sin alterar su peculiar emoción, sin salirse de los firmes cánones taurómacos.

 Y tal vez por ser el toreo tan hondamente tradicional, sus mejores tardes   armonizan en España y México – también en ciudades y pueblos del interior del Perú – con los días en los que brilla mas nítidamente el sentimiento católico de los vecinos que conmemoran la festividad de su santo patrono. En los antedichos países ibéricos y azteca existen las llamadas corridas de feria. Al júbilo católico que lleva en hombros la imagen de su veneración se suma el regocijo popular de las corridas de toros. La Semana Santa en Sevilla es seguida de la feria abrileña, la Piarica en Aragón, San Fermín en Pamplona, San Isidro en Madrid, la Guadalupana en México. Suenan las campanas de los templos y suenan las ovaciones y los olés en los cosos. Esto me ha hecho pensar muchas veces en la posibilidad de crear en Lima, en esta devota y castiza Ciudad de los Reyes, las corridas del Señor de los Milagros, la milagrosa y popular imagen- Patrón de la Ciudad - a la que siguen miles y cientos de miles de hombres y mujeres con sus trajes y capas moradas, en un místico peregrinaje que, además de una palpable demostración de fe polar es una  imponente romería de exaltación a la tradición limeña, al sabor peculiar, a la gracia de lo auténtico, aquella emoción permanente que solo canta una copla : la  de la verdad. La festividad del Nazareno de los Milagros – su nombre de por sí un romance sonoro y hondo, que bien merecería afiliarse y quebrarse en los labios de un cantador flamenco – se celebra en octubre. Estas fechas coinciden con la primavera limeña, de días templados y muchas veces soleados, en los que cogiendo el último domingo de octubre y los siguientes de Noviembre, podrían realizarse corridas de postín en las cuales sumándose a la impresionante manifestación religiosa y teniendo en cuenta las gentes que vienen del interior del  país y las que seguramente vendrán con el tiempo del extranjero para presenciar la procesión- como acontece en otros lugares – se podría intentar en acento    limeñísimo que les diera popularidad y donaire.  Sería hermoso, por ejemplo – y esta es solo una sugerencia que desde luego consideramos factible – que en estas corridas de la Feria del Señor de los Milagros  salieran a pedir la llave dos lujosos chalanes ataviados a la usanza criolla, en primorosos caballos de paso. Después de muerto el quinto toro – ello es ya casi una costumbre – una pareja debidamente trajeada podría bailar una marinera, y la plaza  en estos días de feria podría engalanarse con colgaduras, mantones, pendones, banderolas, como se hace en otras partes en las corridas de fuste. Y el público  gozaría no solo con las faenas de los coletas sino al ver revivir, siquiera unas veces al año, un incomparable retazo de aquella personalidad de nuestra Ciudad de los Reyes – la Alameda y El Paseo de Aguas serían escenario incomparable – a la que viajeros de todos los tiempos y todos los países han colocado y mantienen en la historia y cuyo solo nombre sugiere el fino acompañamiento de un rasgueo de guitarras, la sonrisa de los piropos, el tintineo de sus campanarios y el silencioso poema de las primorosas mantillas de hierro que se colgaron en las ventanas para dar un encanto de misterio al clásico perfil de la villa que es cuna y madre de la tradición hispanoamericana.

LA PRIMERA FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS

Ya estoy nuevamente entre vosotros amigos aficionados. Y no en el ingrato plan de reseñista minucioso que os da cuenta del desarrollo de la corridas realizadas en Acho, tratando de ceñirse lo más íntimamente posible a la verdad sino en el de comentarista desatado del instante. En el de hombre aficionado a la fiesta brava que, transcurrido el apasionado  y apasionante momento de la temporada, recapacita, medita, sobre lo visto en el ruedo para sacar conclusiones.

Diré en primer lugar unas palabras sobre la feria en sí, no en el estricto sentido taurino. Siempre sugerí y apoyé entusiastamente la necesidad de crear en Lima la Feria del Señor de los Milagros.  Sabedor de la categoría de mi ciudad – descubierta por contraste con otras de mayor dimensión – supuse como cualquiera de vosotros podría suponerlo que dadas la leyenda, la tradición, la historia, la línea arquitectónica y la sensibilidad limeñas ninguna capital americana como la nuestra, para ser un centro turístico. Y dentro del calendario ningún mes mas propicio – primavera en los cielos y en los jardines – que el de octubre, para interesar a los forasteros. Por una razón honda, plástica y sencilla; La Procesión. No es fácil encontrar en el Nuevo Mundo una manifestación mas conmovedora y castiza. Los miles y miles de seres que siguen al solemne andar de las andas, los prietos perfiles enmarcados en las mantas enlutadas, los pálidos rostros temblorosos tras las vaporosas mantillas, los luminosos sahumadores de plata vertiendo espirales de incienso, los hábitos nazarenos, los cirios, las flores, los cantares atiplados y conmovedores, la Procesión toda – apretado himno de fe y auténtica copla de limeñalidad  - ¿ hemos de insistir en que octubre hasta los viejos dulces salen a la calle ?- son una expresión característica de antiguas y hermosas costumbres que si a nosotros nos emociona a los extranjeros les produce una rara y muy grata impresión.

TEMA: EL SEÑOR DE LOS MILAGROS Y LA FIESTA BRAVA.-

AUTOR:  MANUEL SOLARI SWAYNE.- PARTE 2

Se contaba con la base pero era menester enriquecer aún el atractivo turístico. Y ninguna afición popular- cuatro siglos de historia en la Ciudad de los Reyes despierta tanto entusiasmo y curiosidad como ésta de las bellísimas e inquietantes corridas de toros. Se procedió con admirable tino a realizarlas. La Asociación de Artistas Aficionados y la Corporación Nacional de Turismo se sumaron a la Feria obsequiándonos esa inolvidable estampa grabada en el atrio de San Francisco, que fue un auto sacramental de Calderón de la Barca.

Si a las corridas de toros, la escenificación de auto sacramentales y las Exposiciones de Platería y Taurina añadimos la realización de Exposiciones de Arte, conciertos funciones teatrales, actuaciones folklóricas en el Campo de Marte, si traslados  octubre los concursos de caballos de paso, si montamos casetas en la Alameda de los Descalzos, iluminando iglesias de Santa Liberata y Patrocinio, el Convento de los Descalzos y las estatuas del paseo, la Feria Limeña de Octubre adquiriría el postín que merece y como lógica consecuencia, se hará de renombre en el extranjero. Y Lima en octubre será lo que tiene que ser, un centro turístico sin competencia.

Torerísticamente – prescindiendo del factor toro, al cual me referiré luego – la feria ha constituido un brillante éxito Fernando Graña E., ciñéndose a su calidad de magnífico aficionado – y exponiéndose un tanto como parte integrante de la empresa- confeccionó un cartel de primerísima categoría. Hizo realidad lo que, sin duda fue sueño de nuestros antecesores. Reunió en una sola temporada a las figuras mas importantes del mundo taurino. Y  así Lima pudo ver, por dos veces, hacer el paseo, codo con codo, a tres primates de la coletería. El abono se vendió en altísimo porcentaje, el graderío se abarrotó las seis veces que el clarín rasgó el aire del circo. Y los matadores, unos mas y otros menos, cortaron apéndices y dieron la vuelta al anillo entre vítores y aclamaciones, La Empresa hizo un esfuerzo extraordinario. Y la afición limeña correspondió en la misma forma. A tal señor, tal honor. Como aficionado y en nombre de quienes como yo gustan de la sin par fiesta – que se cuentan por miles y son de toda condición social – me es grato hacer público mi agradecimiento a Fernando Graña Elizalde que con toda justicia ocupa ya un lugar de singular importancia entre los mas destacados favorecedores  de la afición taurina.

La actuación de Armillita, Ortega, Manolete, Procuna, y Montani. Sugiere múltiples reflexiones. Estas desde luego, son personalísimas. Y han de estar por lo tanto en desacuerdo  con muchas personas. Felizmente. De lo contrario la fiesta se ahogaría en la monotonía del comentario. Exíjase veracidad en la reseña. Lo acepto gustoso. Y nadie discutiría – perdóneseme la aparente vanidad – que la pongo en práctica. Rechazaría tajantemente, en cambio que alguien pretendiese inmiscuirse en el concepto que me merece el espectáculo. Pienso, medito y sueño a mi manera.

A Dios Gracias.

Podría afirmarse – y lo digo con sencillez – que Armillita y Ortega ratificaron su categoría de maestro. El santillense puso cátedra de lidiador venciendo todas dificultades – relativas, claro está, dado el escasísimo respeto de la mayoría d los bichos jugados – con incomparable facilidad y logrando torear una plasticidad que antes no le habíamos visto. El Sabio no solo dominó a los cornúpetas , sino que los hizo pasar. En el engaño y quieta la silueta, toreando. Y toreando con arte. Pese a su frialdad reconocida y pregonada – y con fundamento – y pese a la insignificancia de sus adversarios obtuvo triunfos ruidosos, cosechados, sobre todo, con su maestría al banderillar y con la auténtica verdad de su muleta. De aquel mágico trapo rojo que todo lo puede.

El paleto castellano sabe tanto como el de México y tiene mas calidad. La tesura y la suavidad de sus telas – trátese del capote o la muleta – no tienen parangón. Se detienen en el espacio y parece que aminorasen el tiempo. Conoce muchos secretos de la lidia. Pero, al fin y al cabo un torero en baja aunque en las tiendas ostente una depuración fabulosa – si bien es cierto que nos hizo ver faenas portentosas, por no arriesgar y eso con los toreros no se corre mayor riesgo- prefiere no pasarse a sus enemigos. Antes opta por andar que por quedarse quieto. Realiza su teoría de que el toreo no es esperar impávido a la muerte, sino huir de ella “en torero”. Acostumbrado a lidiar toros el toledano actúa igualmente ante los que no lo son.

Y en contraste con la modalidad que exigen los nuevos públicos – practicable solo con el “toro” pastueño, suave, noble acarrilado y frecuentemente factible con el becerro – véasele un tanto fuera de época. Y no porque haya variado del “toreo” esencial que aparte del estilo personal de cada espada siempre será el mismo, sino porque suprimido el toro la ciencia del dominio parece sobrar. Es este un absurdo producido por la tergiversación de valores. Armillita, quizás por sus facultades excepcionales – tal cual ocurrió a Gallito con relación a Belmonte – se ha amoldado a la teoría imperante. Ortega sigue siendo el coloso Domingo Ortega. El lidiador de “toros” aminorados los cuales su labor magistral disminuye en méritos.

El público se puso frente a Manolete. Lo que en otros admitieron no se le lo aceptaron al Califa. Y en ello el público estuvo injusto. En lo del becerrismo hay que estar contra todos o contra ninguno. Yo prefiero estar contra todos. Manuel Rodríguez toreó bichejos sin importancia y también cargó con los demás peso de la temporada. Demostró que si bien no domina tanto como Ortega o Armillita – que en sus mocedades pecharon con toros – toros de respeto y con riesgo – es en cambio un artista colosal y un lidiador de admirable vergüenza torera. Siempre hizo cuanto pudo por alagar al respetable. Y, como ninguno, toreó erguido y quieto, lenta y parsimoniosamente y al borde mismo de las astas. Cita en terrenos antes prohibidos y los hace pasar al cornupeta a precaria distancia de su silueta señorial e inconfundible. Y es que la calidad fundamental de Manolete en su valor extraordinario,. Su valor consciente y constante. Tiene como característica – en su contra para algunos y en su favor para otros, que hay quienes gustan de la faena variada y múltiple y quienes prefieren la sobriedad de los muletazos fundamentales – el ser un lidiador corto, tanto en el primero como en el último tercio. Yo admiro en él que haya hecho tabla rasa de muchas suertes frívolas. No gritéis en protesta quienes lo hacéis para aplaudir molinetes de rodillas, orteguinas, partones y tantas zarandajas que incluyen hoy en el bello tercio de quites. Mas me agrada la extensión         Vertical que la horizontal. Es en mi concepto mas hermosa la flor solitaria que el vergel. Tiene mas aroma. Es una sola luz y una sola esencia.  Nos sorprendió desfavorablemente, dada su fama de gran estoqueador, su incompetencia para matar. En mas de una oportunidad le vimos actuar como un principiante.

Procuna no es tan desconcertante como suele decirse y como me lo pareció frente al  (*) zotoluca . Es un torero que puede poco, que pese a sus valerosos arrebatos, a su entrega total, cuando no ve franco a su adversario se desconfía y atolondra, llegando el caso que tire los trastos, emprenda la espantada y tome el olivo.

Cuan do se confía, en cambio, y sale a relucir su valor temerario, logra lo que posiblemente no alcanza lidiador alguno de nuestros día; arrebatar a la muchedumbre. A su valentía une fina calidad estética. Y cuando sale un bicho que se presta para a quedarse quieto y estirar la línea – que no a torearlo porque el conoce de veras el oficio torea también a los animales difíciles aunque de distinta manera y el impresionante torero mexicano se embriaga y alucina, diríase que huye de la realidad para recrearse y crea, se empina sobre la otra cumbre de las fiesta misma y obtiene con el becerro lo que ningún otro lidiador de los que nos han visitado en esta Feria; pone de pie a la muerte, entre si y el cornupeta y la hace cantar. Y la multitud no tiene otro remedio – remedio por el frenesí – que corear con sus gritos la terrible y angustiosa copla. Y este es el cantar propio de la plaza. La tortura y penetrante melodía – olvidada casi – resonó imponente al encenderse el único chispazo trágico.

Manolete y Procuna depositaron en la arena – allí están – las dos mas bellas faenas de la feria. Y las esculpieron ambos trajeados de morado y oro. Por su ritmo , por su lentitud, por su hondo silencio y su perfecta arquitectura, por la elegancia inimitable de sus trazos la del Califa fue Helénica. Por su soledad y su cercanía al adversario, por el trágico aliento que la sustentaba y por la asombrosa quietud del frágil artista, por la persistencia en el ir y venir del astado, la de Procuna fue tremenda. Montani tuvo una actuación en veces discreta y otras buena.. Torero enterado hubo de salir al lado de los coletas de excepción, de lidiadores de clase extra. El público no estableció la diferencia. No comprendió que era mucho pedirle que cumpliera. El matador limeño cumplió. Sobrepasó  las expectativas de los buenos aficionados. Pero los espectadores no aplaudieron su labor. Habiéndolo merecido. ¿Que decir del ganado lidiado en la Feria ? Hago por anticipado excepción de los pupilos de Huando que según se hizo público previamente carecieron de edad – debutaba la ganadería – pero estuvieron sobrados de peso. Y tampoco me refiero a la corrida de Zotoluca, que anduvo mas o menos en el peso reglamentario. Descartado además un toro de Matancillas y otro que pudiera escapárseme Otro, en singular, porque no fueron muchos. Totalmente al margen del siempre extraordinario trabajo de Zeñó Manué, y muchos otros maravillosos escritores, con su venia, una cosa muy pequeña y personal, pero muy importante, que nos llama siempre mucho la atención, y se nos viene una pregunta trascendental, y es,  ¿ Han indagado cual es el beneficio que se lleva el SEÑOR  para cumplir con sus muchas obras de caridad que ofrece todos los días del año y que muchas empresas, grandes o pequeñas y demás, se benefician en su nombre... ? Porque no podemos negar que todos pedimos, pero podremos preguntarnos ¿ Y nosotros que le damos ?.Seguro que agradecemos pero, “No solo de pan vive el hombre”.  Fieles, Amigos, hermanos cuando ustedes deseen colaborar con el Monasterio pueden coordinar con la Madre Superiora del Convento de las Nazarenas Reverenda Madre Priora, María Soledad de Nuestra al teléfono No. 4235718; o escribir a Monasterio de las Nazarenas Jirón Huancavelica No 515   Perú - Lima 1. Tal vez se refiere en su narración el distinguido “Zeñó Manué” sobre aquella corrida del matador de toros peruano, Alejandro Montani, porque recibió la alternativa, como decir el bautizo, en la inauguración de la Plaza de Toros de Chacra Ríos, hoy Coliseo Amauta, era la primera temporada de verano, el 24 de Marzo de 1946. Los nombres de los matadores mencionados son Manuel Rodríguez “Manolete” Domingo Ortega, españoles ambos, Luis Procuna y Fermín Espinoza “Armillita, mexicanos. Y porque no recordar a don Juan Belmonte, Luis Procuna, español y Mexicano respectivamente, el siempre recordado don Rafael Santa Cruz, (hermano de Nicomedes, Victoria) Conchita Cintrón, Roque Ducastein, Juan, José y Humberto Murro, picadores, los banderilleros y “peones de brega”, Alejandro Arrieta Moyano “ Moyano de Lima”, Ángel y Julio  Solimano, (Angelillo y Chatillo) Guillermo Usenini, Humberto Valle, Los hermanos Alday, Juanito Guerrero, y  en el arrastre, los hermanos Julio ( conocido, dicho con mucho respeto,    como “mono con patilla”y Manuel Jiménez y podríamos nombrar muchos mas, finalmente don Mauro Rivas, jefe de “monosabios”.  Agregamos, en forma directa para los jóvenes y los que desconocen dado que han pasado 65 años mas o menos, Huando, La Viña, Salamanca, eran ganaderías peruanas, Zotoluca, Xajai, La Punta, eran ganaderías mexicanas, de toros de lidia, o las llamadas corridas grandes, donde además eran con picadores, por el peso y bravío de los toros. Menciona también a Don Fernando Graña Elizalde, el era Presidente del Directorio de la Empresa Explotadora de Acho, empresa que llevaba a cabo las corridas en ambas Plazas; como Gerente, trabajaba don José Antonio Roca Rey, quizá el mejor torero “señorito” (Estos toreros no usaban trajes de luces) de aquellos tiempos y como administrador de ambas Plazas don José Leonarte Elguera, mi padre.

             “ DEBEMOS DE MANTENER Y CONSERVAR LA TRADICIÓN 
                HISTORICA”. Y “ RECORDAR ES VIVIR”


(SIC) Fuente : M. S .S. - Latina SA   -------  G. L.
 

Volver

TEMA: DECIMA QUINTA CUADRILLA (la 15) (Parte 1)

AUTOR: GASPAR LEONARTE M.

Dado que la 15 Cuadrilla que es donde pertenezco por 58 años, di mis   primeros pasos oficialmente como  Cargador- Fundador, no puede ser menos que como tal  escribir unas líneas sobre ella, su historia, anécdotas y su trayectoria en la Hermandad al servicio del Señor de los  Milagros.

En cierto domingo de Septiembre de 1953, nos encontrábamos en el “callejón” de la Iglesia de las Nazarenas (era el término antiguo que se le dio al pasadizo que llevaba por la entrada de la Puerta Principal a la Sacristía lado derecho de la entrada del Templo y que aunque remozado, aún existe) Los Muchachos de la Iglesia de aquel entonces, Ricardo Jiménez, Juan Maldonado, Julio Jurado Gaspar Leonarte, Jorge Moreno, y Alberto Carbajal, tomando el refertorio de la mañana (desayuno), que era el lugar donde lo hacíamos los acólitos, que nos proporcionaba las Madres del Convento, refrigerio que tomábamos entre nuestras labores. Dentro de las múltiples conversaciones que casi siempre eran las mismas, surge la idea de que ¿ Porque los Muchachos de la Iglesia, La Gallada los mayores), no pertenecíamos a una Cuadrilla... ? o en todo caso formar la nuestra.

Conversación va... conversación viene...discusión va...discusión viene... entre nosotros, y como mandado por el Señor, aunque como era de costumbre aparece nuestro hermano don Julio García Pancorvo, ex acólito perteneciente a la Gallada, quien a la sazón era Mayordomo General ai. de la Hermandad en ese momento, cariñoso y amable como siempre saluda, escucha, y participa de nuestra conversación y sin mas ni mas, alienta y apoya nuestra idea y preocupación le dijimos que los “muchachos de la Iglesia” merecíamos nuestra propia Cuadrilla de Cargadores y textualmente sus palabras fueron, “Nos merecíamos tal privilegio” reiterándonos además que contábamos con todo su apoyo incondicionalmente”, y agregó ¡ Bueno... pónganse a trabajar...! ya hablaremos, pero cuenten conmigo.

Estas palabras naturalmente causaron, y no podía ser de otra manera, una tremenda algarabía en los que allí nos encontrábamos, abrazos por doquier, felicitaciones, no hubieron hurras porque estábamos dentro de la iglesia, y con nuestros ropones puestos pero, para nosotros desde  ese instante ya nos alucinábamos Cargadores, no era para menos. Por el orden numérico nos tocó y que lindo el número 15, apreciábamos que ya nacía la 15 Cuadrilla, Cuadrilla de los “MUCHACHOS DE LA IGLESIA  * “LA GALLADA”, Guardianes del Señor los que nos iniciamos barriendo, rasqueteando el piso (la cera) la Iglesia nombre con el que nos bautizó el Hermano Mayordomo Julio García Pancorbo, manifestaba que sonaba mas elegante y con éste se comenzó a trabajar en  toda la hermenéutica requerida para formar una Cuadrilla.

* LA GALLADA.-

Allá por los años 40, existían dos grupos de colaboradores de la Iglesia en todos los quehaceres igual que los Caballeros, pero se les llamaba “La Gallada” y los muchachos de la Iglesia. La Gallada, palabra de aquel entonces que significaba “grupo y estaba conformada por los hermanos mayores que asistíamos por las noches durante el mes de Octubre a rezar y conversar entre ellos, podría decirse los mismos temas relacionados siempre con El Señor y la Hermandad y grandes anécdotas, tertulias que no pasaban mas allá de las 12.30 am. que en muchas oportunidades las compartían con nosotros; y “Los muchachos de la Iglesia” éramos los jóvenes o chicos que nos dedicábamos en el día a apoyar en los servicios religiosos y en las noches al “desolíneo” (limpieza). Estas labores eran muy organizadas, los limpiadores de piso, Coro bajo, Anda, Altares, piletas, bancas, ceras, baño, etc. etc.

De los hermanos mayores recordamos a don Manuel Leonarte S, Alberto Marticorena, Juan Huerta Orbegoso, Francisco Rodríguez Soto (Mayordomo) Julio García Pancorbo, Alberto Bresciani, Luis Dibós, Pedro Mina, A. Carlos Salas y Perales, Ramón y Aurelio Ganoza, Pancho Prado, Manuel Saya, Juan Maldonado, Roberto Mac Clean S. Luis Coronel, y otros. (Ver foto 1940 – el niño, un servidor, a la fecha 75 años) Carlos Gil, Guillermo Ganoza, Luis Coronel  (algo mayorcitos) eran los únicos de la limpieza de las andas y su altar, turnos durante el día para los pases de algodones, niños, milagros.

Aurelio Ganoza, Julio Palacios e hijos, Nataniel Watson. encargados en la atención general de las ceras del templo. Juan Maldonado Ganoza Julio Falconí (desde 1953) En forma exclusiva del ornato total del Altar Mayor.

Don José Leonarte E. Ramón Ganoza, eran los encargados de armar las andas para la salida del Señor en el mes de Octubre y por cierto este autor “los ayudaba” (si no habré visto…! )

Los hermanos, Pedro, Antonio y Guillermo Bolívar Perreti, Pedro Green (padre) con espátula, escoba, recogedor “rasqueteando” y barriendo toda la iglesia y después de ello, hacerlo con aserrín con Kerosene, era la época) Juan Oliva (Zeppelín) encargado de la limpieza de la sacristía. Y de servir la super active online comida. Alberto Carvajal Q. Jorge Moreno B,  Justo Pascual Hernani (Lele) (Q.E.P.D) y Gaspar Leonarte, limpieza y recargado de piletas con agua bendita, limpieza y petróleo al piso del coro bajo, ventanas de la iglesia, el famoso “altillo” donde dormíamos los que nos quedábamos y ayudábamos las misas desde las 5.30 de la mañana y después al colegio y otros a trabajar y Alberto Neyra, decíamos que tenía la peor “obligación”, que él se la hizo, era la limpieza del servicio higiénico (había solo un baño) y al término de su labor inclinado se amanecía orando al pié del anda junto al señor Luis Miro Quezada Radavero un gran personaje y apreciado devoto.

La Plazuela, era mantenida y muy cuidada por los hermanos vendedores de cera que pasaron a ser parte de la historia y Tradición don Julio Bedoya  y Augusto Villanueva, salvo los hermanos Bolívar los demás fuimos fundadores de la 15 Cuadrilla, hasta aproximadamente hasta el año de 1959 cuando se forma la Cuadrilla 17 y la denominan “Los Guardianes del Señor, luego a partir de 1999 por disposición de la Comunidad se forma el grupo de “Los Caballeros del Señor” que funcionan hasta la fecha.

Los ex acólitos, hoy, Cargadores de la 15 Cuadrilla con 56 años en ella, éramos portadores de la Cruz Alta, y Ciriales, Alberto Carvajal Q, Jorge Moreno B., Gaspar Leonarte M. Carlos Larco R. Y Justo Pacual Hernani (Lele) José Frías.

Juan Maldonado Ganoza, José Achón Carrión Julio Jurado G. Juan Verna, Mistureros de las andas.
Estos hermanos éramos los  que trabajábamos en la Iglesia y  otros que si bien es cierto no eran netos de la Iglesia, éramos y somos fabulosos amigos casi hermanos, porque pertenecían al barrio de la Plazuela de las Nazarenas y nuestros padres grandes amigos.

Se comenzó a trabajar todo lo necesario nombrándose como encargado del grupo, siempre respetando la mayoría de edades a Ricardo Jiménez Mendizábal, los demás a colaborar según el requerimiento de trabajo. (El suscrito acababa de cumplir 17 años y Jorge Moreno 18) 

Aquí debemos registrar que de ellos, gracias al Señor, solo quedamos vivos, Juan Maldonado, Alberto Carvajal y Gaspar Leonarte.

Habiendo ya formado este equipo y reclutamiento de hermanos porque de todas maneras aún no éramos suficiente para armar los cuadros, se hizo todo lo requerido y de inmediato habiéndose ya formado este “equipo” llevamos la información  correspondiente al Hermano Mayordomo, y de él surge la idea de que para nosotros naturalmente era hermosa inigualable, fabulosa, etc. etc. la cual consistía en someternos primero a “una prueba” en ese instante cualquier prueba a la que fuéramos sometidos era poco, la cuestión era, ser Cargadores del Señor de los Milagros.

Esta prueba consistía en otorgarnos una “jornadita” en ese entonces se le decía pichón... ¿o no...? al escuchar la propuesta deben ustedes ya imaginarse como nos pusimos, nervios, alegría por doquier, y ver que nuestro sueño, ya mas convertido en realidad continuaba avanzando y a pasos agigantados y que nos parecía mentira, se cristalizaban y rebasaban nuestras expectativas y sin titubear al unísono la comisión dijo solo ... donde y cuando... ?  (leer resolución)

Aunque parezca mentira y a manera de anécdota, enterados de la noticia porque corrió como “reguero de pólvora” hubieron oposiciones, sí aunque parezca mentira, y de “hermanos dirigentes” argumentando que no podía ser... son muy muchachos... no tienen experiencia... jamás han cargado un anda y muchas otras egoístas apreciaciones pero a estos hermanos que se oponían, nosotros los conocíamos y naturalmente, siempre con mucho respeto, nos sonreíamos de ellos en sus conceptos porque lo que ellos no sabían era que nosotros si de cargar anda se trataba y sobre todo la del Señor se trataba quizás sin falsa modestia, la cargábamos, aunque sin imagen, la cargábamos mas y mejor que muchos de ellos, observen : pichoneábamos y a nuestro gusto en cuanta oportunidad se presentaba en la Iglesia, aunque mayormente en el Convento, quizás donde y sin temor a equivocarnos ningún dirigente jamás ingresó,  luego en la Iglesia, cuando ingresábamos a desolíneo, y antes del armado de las andas, lo cual llegó el momento que nos sirvió, porque lo hicimos mucho, porque gracias a nuestros Sacristanes en su tiempo don José Leonarte y Ramón Ganoza, nos permitían como decían ellos, aunque sea un poquito, y era como premio a nuestra labor, y ellos nos enseñaban y en forma práctica como cargaba un Esquinero, un Templador, un auxiliar, como se levantaba, se bajaba, se entraba se recibía y porque no decirlo hasta “bailar”  (en aquel tiempo, hoy acción prohibida) parar el anda con un solo pie, por supuesto de acuerdo con su pareja, a trabajar con los golpes de martillo para llamar GENTE – ARMEN – DESARMEN – ARRIBA - ABAJO y por último pichoneábamos en varias cuadrillas principalmente en la Octava, por cuestiones de talla en esa época, quienes nos brindaban unos pasitos con gran cariño, sin egoísmo, la segunda, la quinta y sexta.

Tenemos que decir que el ex Mayordomo General de la Hermandad don Julio García Pancorvo estuvo permanentemente a nuestro lado durante y después por años con la Cuadrilla.

Además, dentro de las enseñanzas que nos ofrecieron además en nuestras casas) aprendimos que el hermano Nazareno no es ni debe ser egoísta y que para un Cargador, entre otras cosas, no existe aquello que yo cargo con el hombro derecho o con el izquierdo, que no me he fajado, decían, el Cargador del Señor de los Milagros, carga donde lo pongan, salvo la talla, y si el Cargador se sintiera mal, el solo debería pedir su cambio, porque siempre nos recalcaban en sus consejos y enseñanzas y que los hoy ya veteranos tratamos de enseñarle a los menores, también que el Señor se carga con el corazón... no se requiere machos, si no CARGADORES.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

TEMA: DECIMA QUINTA CUADRILLA (la 15) (Parte 2)

AUTOR: GASPAR LEONARTE M.

Entre la aprobación por la oportunidad que nos iban a brindar y sus trámites, había hora y metraje, pasaron muchos días y que se nos hacían larguísimos, días de gran ansiedad, y sufrimiento por la larga espera, y... que se hacía, solo quedaba esperar. Pero, se impuso la FE la Verdad y el Amor al Señor de los Milagros, entonces como siempre gracias a la intervención del Mayordomo General, que nos vuelve a reunir en “el callejón de la Iglesia” y nos dice “Muchachos el día 19 (Octubre) los Muchachos de la Iglesia los Guardianes del Señor, aunque extraoficialmente, pero como Cuadrilla 15, tendrán la oportunidad de cargar sobre sus hombros las Sagradas Andas del Señor de los Milagros y ... otra vez la ansiada felicidad.

Y llegó el tan anhelado día 19, nos concedieron de 30 á 35 metros, no sabemos hasta ahora, los que sobrevivimos, de aquella época, si sentimos el recorrido muy corto o muy largo, si el Anda pesaba o no, si lo hicimos bien o mal, pero sí que buena una jornada preciosa, porque los muchachos ya nos sentíamos Cargadores, mayores de edad (algunos) en fin, como se dice hoy día, lo máximo, ya era lo mas grande que nos podía suceder en la vida, como Hermano del Señor de los Milagros.

Después de la gran tarea para organizar la conformación de la Cuadrilla para el primer carguío, tarea que en cierto modo no fue del todo fácil, ya que con el entusiasmo por ser Cargadores toda tarea se veía fácil, pero había que trabajar y rápido, y lo hicimos, porque allí estaban los Hermanos por lo menos para “el debut”, y estos fuimos:

1.-   Ricardo Jiménez Mendizábal
2.-   Julio Jurado Gonzáles
3.-  Alberto Carvajal Quispe
4.-   Jorge Moreno Balarezo
5.-   Gaspar Leonarte Maradiegue
6.-   Carlos Larco Rocha
7.-   Justo Pascual Hernani
8.-   Juan Maldonado Ganoza
9.-   José Achón Carrión
10.-  José Frías
11.-  Rodrigo Escalante Jaramillo
12.-  Pedro Bolívar Perrett
13.-  Antonio Bolivar Perretti
14.-  Guillermo Bolívar Perretti
15.-  Aurelio Ganoza Figueroa
16.-  Germán Bustamante
17.-  Julio Palacios
18.-  Oscar García Balarezo
19.-  Lorenzo Astorga Días
20.- César Astorga Días
21.- Pedro Astorga Días
22.- Antonio Cuentas Ramos
23.- Alfredo Ayulo  Monteblanco
24.- Néstor Quintana Hernández
25.- Pedro Green (padre)
26.- Julio Bedoya Reyes
27.- Augusto Villanueva
28.- Luis Alberto Ríos Rivas
29.- Luis Bolívar (Buzo)
30.- Guillermo Rodríguez
31.- Nataniel Watson
32.- Julio Falconí
33.- Luis Coronel

Estos hermanos éramos los que trabajábamos en la Iglesia y otros que si bien es cierto no eran natos de ella, éramos y somos, fabulosos amigos hermanos, y nuestros padres también.

No podemos dejar pasar por alto lo anecdótico de nuestro primer carguío, se trata que al dar nuestros primeros paso cargando, habían muchos ojos encima de nosotros, para observarnos pero nosotros “ni los veíamos”, pero en ellos habían miradas que nos hacían sentir muy bien, y si nos decían algo, solo eran palabras de aliento y además eran nuestros maestros, estaban “encima de nosotros, don Julio García Pancorvo, Alberto Bresciani, Capataz General, Ramón Ganoza, Patrón de Andas, Manuel Leonarte, Martillero, Pancho León, Pedro Mina y muchos otros arengándonos permanentemente, que cuando levantábamos la mirada se les veía en sus rostros y gestos de felicidad de que sus muchachos, sus sobrinos, estaban cumpliendo y ni se diga de las tías sahumadoras idéntico placer los acólitos de ayer, aunque continuábamos siendo, eran los Cargadores de Hoy y Mañana, por supuesto que nosotros sentíamos que habíamos “pasado la prueba.”

Esta “jornadita, se llevó a cabo en la 4ta. Cuadra de la avenida Tacna iniciándose el metraje desde la antigua puerta de entrada al Convento, en esta primera jornada llevada a cabo estuvo como Capataz ai. nuestro recordado don Santiago Carrión Espinel, quien mas tarde fue nuestro primer Capataz y para ello se expidió la Resolución s/n del 12 de Octubre de 1953

RESOLUCIÓN s/n  DEL 12 DE OCTUBRE DE 1953

Se concede una jornada de carguío de 200 mts. A la cuadrilla de Mistureros, Cereros, Guardianes del Señor y Grupo de Emergencia los cuales serán dirigidos en la parte delantera de las Andas por el Capataz de la Cuadrilla de Mistureros don Santiago Carrión Espinel y en la parte posterior de las Andas por el sub jefe de la Brigada de Emergencia don Luis Vásquez Saavedra (SIC)

      Víctor H Velasco                Julio García Pancorbo
     Secretario General                      Mayordomo

A pesar que por allí se comentaba que habíamos estado solo regulares nos invitaron a una segunda Jornada el día 28, la cual se llevó a cabo dentro del Hospital Arzobispo Loayza.

En ese ínterin existían hermanos, con los mismos deseos y aspiraciones que  nosotros, el de pertenecer a una Cuadrilla o formar la propia y naturalmente los Guardianes del Señor enterados de esta situación, con mucho amor y principalmente des premunidos de todo egoísmo, de inmediato pensamos en unirnos con los hermanos de los Grupos de Mistureros, Cereros y Emergencia.

En una acción fraterna, sin fines de figuraciones, ni misantropías, nos unimos con los grupos ya mencionados y por fin haciendo HERMANDAD, dimos otro gran paso a nuestra oficialización, la 15 seguía adelante y ahora con su gente y Cuadrilla completa.

Para esta misión se nombró a los hermanos que nos iban a representar ante el Directorio de la Hermandad, y eran los Hermanos, Ricardo Jiménez, por los Guardianes del Señor, Santiago Carrión por los Mistureros y Cereros y don Eleuterio Oruna por el Grupo de Emergencia.

Se trabajaba rápidamente llevando a cabo todas las gestiones pertinentes, las mismas que ya estaban algo avanzadas en la primera etapa, para la oficialización de la Cuadrilla, para lo cual teníamos permanentemente reuniones, para cumplir las labor de cubrir los principales requisitos, reclutando personal, empadronamiento, cartaboneo, fotografías, partidas, etc. etc.

Si bien era correcto cubrir los cargos provisionales con los hermanos antes nombrados era de observar que la mayoría de hermanos colaborábamos un mínimo de cinco por grupo y con un entusiasmo enorme.

A todo este trajín llevado a cabo con gran ahínco y placer, la Mayordomía nos anuncia que deberíamos ya tener fecha porque se acercaba algo muy bueno para nosotros, y era que el 10 de Mayo de 1954 se expide la Resolución correspondiente, cuya reproducción incluimos aparte, en la cual se reconoce oficialmente a la DECIMA QUINTA CUDRILLA DE CARGADORES DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS DE NAZARENAS. (Foto Fundadores en aniversario)

“RESOLUCIÓN S/N DEL 10 DE MAYO DE 1954”.-
“SE RESUELVE”:
“Constitúyase la Cuadrilla “DECIMA QUINTA DE “CARGADORES” LA QUE SERÁ INTEGRADA “UNICAMENTE POR LOS HERMANOS “MISTUREROS, CEREROS, GUARDIANES DEL “SEÑOR Y BRIGADA DE EMERGENCIA, que “estén debidamente anotados en los registros de la “Hermandad.
“Encargase de la Organización  de esta Cuadrilla en todos sus aspectos a los hermanos don Santiago Carrión Espinel, don Eleuterio Oruna y Ricardo Jiménez Mendizábal. (SIC)


       Víctor H. Velasco          Julio García Pancorbo
      Secretario General                    Mayordomo

“CERTIFICADO DEL 25 DE MAYO DE 1954

“Víctor H. Velasco B. Secretario General de la “Hermandad del Señor de los Milagros de Nazarenas 

“CERTIFICA

Que se ha creado por Resolución del 10 de Mayo de 1954 la Décima Quinta Cuadrilla de Cargadores del Señor de los Milagros de Nazarenas integrada por personal debidamente inscrito y que desempeñaban una función específicamente dentro de cada una de las cuadrillas de MISTUREROS, CEREROS, GUARDIANES DEL SEÑOR Y GRUPO DE EMERGENCIA (Cruz Roja de la Hermandad) constituyéndose legalmente fundada en la misma fecha y en consecuencia para que se pueda iniciar debidamente su función legal la 15 Cuadrilla de Cargadores abro en la fecha el presente Libro de Actas...

En fe de lo cual firmamos de puño y letra, para mayor constancia en Lima a los veinticinco días del mes de Mayo de mil novecientos cincuenta y cuatro.

    Víctor H. Velasco             Julio García Pancorbo
    Secretario General                     Mayordomo
 

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

TEMA: DECIMA QUINTA CUADRILLA (la 15) (Parte 3)

AUTOR: GASPAR LEONARTE M.

Ahora, solo quedaba cumplir fielmente con el Estatuto y Reglamento de la Hermandad que regirían nuestro destino institucional, y el 18 , 19, y 28 de Octubre de 1954 la Décima Quinta Cuadrilla de Cargadores del Señor de los Milagros de Nazarenas cargaba OFICIALMENTE las Sagradas Andas del Señor.

Los Cargadores de la 15, ya muy felices y por lo tanto muy concientes de cargábamos en forma oficial, sentíamos que aún tenían los ojos puestos en nosotros, pero también pensábamos que era por que ahora éramos mucho mas, pero, solo teníamos que comportarnos como siempre y cada día Cargar mejor, lo que naturalmente se adquiere con la experiencia. Y pensar que han transcurrido 58 años. (Buscar el tema Triste Adios).

Ya reconocida la Cuadrilla 15, se tuvo una gran época porque en el transcurrir de ella, sentimos habernos convertido en los “engreídos” (para cargar) del Directorio, debido a que cuando había, y siempre lo hubo, una jornada extra, en el lugar y hora que fuere, solo decían, pásenle la voz a los muchachos de la 15, que en tal sitio y a tal hora, hay unos pasitos extras que cubrir y lógicamente allí estábamos, siempre listos a cumplir con el llamado.

Por que no contarles, aunque con dolor, pero ... es parte de la Historia y en ella nada se puede ocultar, resulta que nuestra Cuadrilla, tuvo momentos muy desagradables como el sucedido corriendo entre los años en el años 56 y 59 donde al parecer en nuestra muy querida Cuadrilla al comienzo marcha todo en forma eficiente pero sucedía, lamentablemente todo lo contrario, situaciones naturalmente tristes que no valen la pena registrar quizá debido a la inexperiencia, juventud y excesivo entusiasmo, para cubrir todo lo necesario en la hermenéutica del Reglamento, que nos trajo como consecuencia que nos declarara el Directorio en Reorganización, lo que nos sirvió para superar con disciplina, humildad y mas conocimiento, como hasta hoy, con una Directiva bastante joven pero con unos enormes deseos de hacer bien las cosas y principalmente, saben escuchar a sus mayores, de allí en adelante nuestra Cuadrilla tuvo y tiene momentos muy agradables y con mucho sentimiento, siempre recordar, como las algarabías en nuestras Guardadas, la Gran Fiesta en la celebración de nuestras Bodas de Plata en el año 1979 siendo Capataz nuestro siempre recordado hermano David Cervetto, luego, la conmemoración de nuestras Bodas de Oro en el año 2004 siendo Capataz nuestro hermano Gerardo Bustamante Angulo, los almuerzos de Ancianos, Navidades Nazarenas.

Mientras se daban los primeros pasos para la mencionada reorganización, estábamos en plenas festividades y para ello la Cuadrilla se encontraba prácticamente acéfala, por lo que el Directorio de inmediato puso a cargo de la Cuadrilla como Capataz interino a don Aurelio Delgado Márquez y él, con la potestad que estaba investido, nombra como Tesorero al hermano Gaspar Leonarte M y al como Secretario al hermano Pablo Pacheco S.

Naturalmente que estos cargos era en forma interina, pero que redoblando esfuerzos estos hermanos nos debíamos hacer cargo de todos los trabajos propios de una Cuadrilla, el Recorrido Procesional, los cobros, la rutina secretarial, y principalmente todo lo relacionado a la información para la Comisión Reorganizadora.

Gracias al inmenso apoyo incondicional de todos los hermanos se pudo salir adelante con la misión encomendada, la misma que fue realizada aproximadamente por un espacio de tres años, entregándole a la nueva dirigencia de la Cuadrilla, nombrada por el Directorio, (así era en esa época) una Cuadrilla ordenada y disciplinada en todos los aspectos que la Comisión Reorganizadora solicitó, en base a los dispuesto por el Directorio de la Hermandad y su Reglamento.

En sesión extraordinaria del 17 de Octubre de 1959 con motivo de la bendición y la repartición de las nuevas insignias, ya bajo la dirección del Hermano Capataz don Carlos Ormeño Paredes y con asistencia de miembros del Directorio, Grupo de Capataces   e invitados, después e la bendición de las medallas por el Reverendo Padre Bernabé, quien posteriormente llegó a ser Director Espiritual de la Hermandad.

Actuaron de padrinos los señores, don Juan de Dios Mere, madrina, la señora Genoveva Rochelle de García Pancorbo quien fue representaba por la señora Luisa García Pancorbo de Carrillo.

Luego del acto protocolar se hizo entrega de las insignias a todos los miembros de la cuadrilla por orden alfabético.

Mas recuerdos, que hacen Historia, en Sesión de Junta General del 08 de Octubre de 1964 se llevó a cabo elecciones en la cuadrilla saliendo elegidos con el siguiente resultado los hermanos :

Capataz..........   "      Hno. Carlos Ormeño Paredes – 74 votos 
Sub Capataz..  “       Aurelio Delgado Márquez - 66 votos
Secretario .....   “       Alberto Villarreal Delgado – 75 v.
Tesorero........   “       Waldemar Otoya Lara  - 43 votos
Pro – Secretario      David Cervetto Palaferri – 38 votos

Debemos destacar que a cada una de estas Cuadrillas los Hermanos de la 15, sin excepción les guardamos gran recuerdo y aprecio fraterno, no solo por haber sido parte de nuestra Cuadrilla.

En el año de 1970 cumpliendo un mandato del Directorio de ese entonces, en el sentido que no se permitía la reelección en los cargos, los Hermanos Carlos Ormeño P. Y Aurelio Delgado M. Después de 12 años de impecable gestión y muy a pesar nuestro, dejan la jefatura de la Cuadrilla dando paso a los nuevos dirigentes. Entonces manifestamos “a los viejos maestros Carrión, Ormeño y Delgado, reliquias vivientes de la Cuadrilla le rendimos permanentemente nuestro fervoroso homenaje con el respeto y las consideraciones de jefes en actividad.

En el año de 1971 le cupo ser el primer Capataz de la “nueva hornada”, a nuestro querido y siempre recordado hermano David Cervetto Palaferri con su Junta Directiva de la Cuadrilla como sigue :

1971 -  1973
David Cervetto Palaferri........................  Capatáz
Néstor Quintana Hernández  .............   Sub Capataz
Luis Dongo ............................................  Secretario
Hugo Bellido Yataco.............................  Tesorero
Carlos Palomino del Valle..................   Pro Secretario

1978 - 1980  
David Cervetto P. …………….........….  Capatáz
Néstor Quintana Hernández...............  Sub Capataz
José Franco Seminario ......................   Secretario
Luis Espinel Falcón ............................   Tesorero
José Peña Dávila ................................    Pro Secretario.

2011 – 2012
Sebastiàn Torres Parodi....................   Capataz
Leoncio Delgado Creamer................   Sub. Capataz
Luis Folessani Delgado.....................   Tesorero
Luis Derenzìn Quintana......................   Pro Secretario

* Como en cada trienio este año 2010, tuvimos el Domingo 21 de Noviembre Elecciones para Junta de Cuadrillas y Grupos, respetando nuestro Estatuto y Reglamento, para el trienio 2011 – 2012.
 

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

TEMA: DECIMA QUINTA CUADRILLA (la 15) (Parte 4)

AUTOR: GASPAR LEONARTE M.

ASOCIACIÓN MORTUORIAL DE LA DECIMA QUINTA CUADRILLA.- Estando ya conformada nuestra cuadrilla, otro de los pasos a seguir era, el que la cuadrilla debía de contar con su propio Estatuto en la Asociación Mortuorial (aún no existía la Rama de Auxilios Mutuos).  Para tal efecto y dando  estricto cumplimiento a las disposiciones estatutarias emanadas de la Hermandad, había que proceder de acuerdo a los lineamientos pertinentes a seguir, la Junta Directiva de la Cuadrilla, pone a consideración de la Asamblea los proyectos respectivos para su debate y aprobación respectiva, por lo que la asamblea de la Décima Quinta Cuadrilla de Cargadores del Señor de los Milagros de Nazarenas, con fecha 27 de Mayo de 1954, aprueba el Estatuto de la ASOCIACIÓN MORTUORIAL  de la Décima Quinta Cuadrilla de Cargadores del Señor de los Milagros de Nazarenas.

Corría el año de 1971, y se veía la urgente necesidad de actualizar los Estatutos de nuestra Asociación Mortuorial, siendo a la sazón Capataz de la Cuadrilla el hermano David Cervetto Palaferry. Y Secretario don Juan O´brien Icaza en cumplimiento al articulado correspondiente del Estatuto vigente y la debida aprobación de la asamblea se aprueba y publica el 24 de Agosto de 1971, la actualización de dicho Estatuto.

En el año 1959 la Cuadrilla 15 se desdobla (léxico nazareno) por decisión superior con parte de nuestro personal de cargadores y para ser exactos el 05 de Agosto de 1959 se funda la Cuadrilla 16 de la Hermandad  siendo su primer Capataz el

 
Copyright 2012. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú
Diseño y Hosting por :

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player