HOME CONTACTOS
 
 
 
 
   

Noticias

EL CHALECO MORADO.-

Jesús Ardiles, compadre espiritual, mecánico tornero, de chapa” Cara e gallo” Arrejuntao con mi comadre Fabiola, estaba comprando tela en el bazar Nakasone. Tela morada como la flor del Jacarandá Yo había ido al negocio a comprar un par de calcetines, y en caso no estoy de acuerdo con el “Borrao” Benítez, quien asegura que las medias solo se cambian pa 28 de Julio. Ardiles estaba frío y apenas me alcanzó la noma. ¡Compadre Ardiles!... ¡Que ha sido de vida?. Hacía como tres meses que no lo veía por ninguna parte. Ardiles me miró con cara de fastidio y pena. Yo le devolví una ojeada de sorpresa.

Hay veces que sin querer no medimos a la habladora, y yo, esta tarde, sin pensarlo, herí el derrotado corazón de mi compadre. ¡Como, sabes?...¡O te la quieres dar de sapo? ¿vas a decir , me preguntó, que no sabías que me guardaron medio almanaque adentro?. Ni tiempo tuve para averiguar más. De pura confusión casi me guardo en el bolsillo dos jabones de olor. Ardiles no dijo más y salió con su paquete bajo el brazo. La pena, que es como un puño en el gañote, me dejó parado. Ya afuera continué pensando. Ni cuenta me di cuando un Colepato casi chanca a un perro.. Des el bar vecino, “Los Panchos cantaban “Poquita Fe” (Apolín el disco) Comenzaba a anochecer.

Cerca de las diez, pasé por la venta de la finca de Jesús Ardiles. A la luz de un lamparín de Kerosene mi comadre Fabiola tiraba máquina. Ah…los viejos tiempos en que Fabiola siendo un fresco pimpollo, tomaba clases de corte y confección donde la vieja Maruja). No resistí las ganas de “aguaitar” y tiré lenteja. “Cara e Gallo" se había dormido con el hocico metido entre las patas. “Peluche” el único hijo debía estar adentro. Fabiola levantó su costura y sin despertar a su hombre le midió el chaleco, Era un chaleco morado, y ya casi estaba listo. Mi Patrón camina lentamente en hombros de la multitud, desde muy temprano. Aromado por el humo de los sirios, la fragancia del incienso, y, el sudor de los hermanos.

Mi Patrón ama a esta multitud peruana y criolla. Ama su devoción, su modo de llevar las andas, sus lágrimas y sus oraciones. Le gusta como cantan las Hermanas (Doña Domitila es la que más grita: “Avé…Avé…Avé María) Y él, va triunfante en medio de un estremecimiento de corazones. A su paso se inclinan los barrios, y se quedan vacíos los callejones. Mi Patrón camina lentamente en un mar de morados alhelís. No hay el menor asombro en su mirada dulce. ¡Avancen Hermanos…! Jesús Ardiles estaba allí, llevando un cirio del grueso de su corazón. Grande, con encajes de cera y una estampita al medio Fabiola iba a su lado con su manta negra. El zambito “Peluche” mascaba barquillos de galleta mirando a todas partes. Pero los tres estaban uniformados. Como la ciudad entera, los Ardiles llevaban los tres hábitos morados.

Al día siguiente vine a saber la verdad. A mi compadre Ardiles lo habían embarrilado en un levante. Antes de que pudiera controlar su inocencia, se lo llevaron a la Brigada. Tres o cuatro meses estuvo guardado sin tener un Abogado que lo defendiera. Hasta que un día la Fabiola fue a visitarlo en la de cuadritos y le dio la noticia: Ten paciencia Jesusito ¡Pa´ octubre tas ajuera…! ¡Ya te encontré abogado ¡ Ardiles pensó que la pobre Fabiola se estaba sacrificando que iba a encanar algo del mobiliario, por ejemplo la máquina de coser, o el cantorcito. Pero su mujer lo sacó de la duda: Y no nos va a costar mucho ¡Solo un milagro! El Juez dictaminó el caso de Jesús Ardiles. Cómplice casi por necesidad, y sin olerla ni beberla. Hace una semana salió libre.

Por 28 de Julio, Jesús Ardiles se acercó a las andas. Tras la plomiza bruma de incienso, vi cuando a un hermano cargador le alcanzó un paquetito. Después colocaron en el Sudario del Señor el Milagro de plata de Jesús Ardiles.

Ya lo saben entonces: Mi patrón fue su abogado.

FUENTE: Jorge Donayre Belaunde
(Pseudónimo) Pablo Zambrano,
GLM.

Nota de redacción.- Siempre investigando y tratando de ubicar para uds. que siempre han sido las Tradiciones Nazarenas, Con el respeto que se merece el autor y su venia debemos manifestar lo siguiente. Este excelente trabajo literario, si mal no recuerdo, es en otros tiempos, que por la lectura recibimos. En primer lugar que el Chaleco no forma parte de la Vestimenta oficial del Vestuario Nazareno del Cargador, ya que si forma parte el Capote,(varones) y el Hábito en las Damas, sahumadoras y Cantoras, llevando con ello, si, El Cordón, El Detente, La insignia de Cuadrilla o Grupo, años después El Carnet en el Capote o Hábito y los Dirigentes su debida cinta de acuerdo a su cargo. Información que pueden corroborar en la Procesión.

 


 


Han visitado esta web

 
 
 
Copyright 2010. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú
Diseño y Hosting por :

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player