HOME CONTACTOS
 
 
 
 
   

Noticias

HERMANOS, CARGADORES Y MISTUREROS

A la procesión del Señor de los Milagros la presencia de los Hermanos, como vulgarmente se les llama. Cubiertos con sus capas moradas y llevando pendientes del cuello el indispensable cordón llenan la ciudad con su pintoresca indumentaria y forman alrededor de las andas una como corte de honor del Crucificado. No es propiamente una Cofradía, pues, como ya hemos advertido, nunca llegó a formalizarse la que se intentó fundar en la Iglesia de las Nazarenas bajo la advocación del Santo Cristo de los Milagros. Tampoco se remonta esta Hermandad a tiempos muy lejanos.
Consultando el Archivo del Monasterio llegamos a saber que hasta el año 1760, poco más o menos, la procesión la costeaba el Mayordomo d la Capilla del Santo Cristo y las limosnas recogidas en los días de la rogativa pública se aplicaban en este fin. Por este tiempo comenzó a formarse una Cofradía o Hermandad, sin otro objeto que el de acompañar a las andas por las calles y celebrar la fiesta que tenía lugar el 20 de Octubre. No parece que existieran Constituciones ni tampoco que hubiera recibido la aprobación de la autoridad eclesiástica. Solo en la época moderna ha venido esta institución a adquirir forma estable.
Bajo la denominación de Hermandad de Cargadores y Sahumadores del Señor de los Milagros se constituyó el 02 de Noviembre de 1878, a solicitud de Don Pedro P. Valderrama, y la integraban personas de ambos sexos que, además, de acompañar al Señor en su recorrido anual se obligaban a ayudarse mutuamente, contribuyendo con una cuota pecuniaria a fin de crear un fondo común.
Más tarde en Noviembre de 1892 esta Hermandad fue reorganizada, gracias al influjo de Don Manuel Gaspar Leonarte y Viñas y D. Guillermo D¨Acosta, que fueron nombrados Presidentes vitalicios. A partir de 1911, su Reglamento fue aprobado por la autoridad eclesiástica y en el año 1920 fue reconocida la institución en forma oficial, adquiriendo personalidad jurídica.

No obstante, en el Templo de las Nazarenas tuvieron su sede algunas otras Cofradías, como la de la Virgen del Carmen y la de los Alfareros u Olleros, cuyo origen se remonta al año 1784 y rendía especial culto a la Santísima Cruz. Tuvo principio en la modesta vivienda de un herrero de oficio, llamado Nicolás Esquivel, el cual tenía su taller en la calle que corre a espaldas del Monasterio. El dicho Nicolás casó con la viuda de un alfarero y abrazó este oficio, muy común en la vecindad, como lo acredita la denominación de las calles. Agremió se con otros de la misma profesión y determinaron escoger la Iglesia d las Nazarenas como centro de sus actividades religiosas. Su fiesta titular era el Domingo inmediato al 14 de Setiembre en que se celebra la Exaltación de la Cruz y tenían a su cuidado una cruz situada en la portada del Callao y otra que Esquivel guardaba en su domicilio. No parece haber prosperado, pues ya de ella no se encuentran rastros en el siglo XIX.
*. Ya hicimos mención del intento hecho por el Monasterio a fin de erigir una Cofradía bajo la advocación del Santo Cristo de los Milagros, hecho que tuvo lugar algún tiempo antes del estreno de la Iglesia. En aquel entonces, las mismas religiosas Nazarenas se interesaron por alcanzar de su Santidad Clemente XIII la facultad necesaria, más su propósito no llegó a realizarse y solo en el año 1812, se volvió a remover el asunto, pero nada se hizo definitivamente. Más tarde, no solo no se trató de crearla sino que más bien hubo oposición por parte del Monasterio. Así llegamos a los tiempos modernos y la Hermandad se constituye de una manera espontánea, agremiándose los devotos de ambos sexos con el fin de honrar al Señor y, sobre todo, de acompañarle en la procesión, cargando sus andas y quemándole incienso en ricos sahumadores. Faltábale a la Hermandad un Reglamento apropiado y ´peste se lo dio en 1904 el célebre misionero descalzo, Fray Esteban Pérez, que tan popular se hizo en Lima con su predicación. De esta Hermandad hoy puede decirse que solo subsiste la sección mujeres, porque los hombres han preferido enrolarse a la Hermandad de Cargadores, de la cual no hemos ocupado antes.
* Arch. Del Monasterio

Esta asociación se halla regida por un Mayordomo y por un Director Eclesiástico, nombrado por el ordinario. Comprende tres clases de Hermanos: Los Cargadores, los Mistureros, y los Devotos. Los primeros que son los más numerosos obedecen al Capataz General, el sub-capataz, al Martillero, y a los Jefes de Cuadrilla. Estos tienen debajo de si a doce Hermanos y son los encargados de conducir las andas y mirar por su seguridad una vez que sale afuera de su templo y todo el tiempo que permanece expuesto a la veneración de los fieles. Agrupados en número de 30 tienen como los cargadores sus jefes de Cuadrilla que los convocan y les imparten las órdenes del Mayordomo:
*Existe dentro de esta Hermandad una sección de Auxilios Mutuos que se rige por un Reglamento especial.
Finalmente, en el año 1916 y con la aprobación del ordinario, se creó la llamada Guardia de Honor del Señor de los Milagros. Esta institución, casi exclusivamente femenina, cuyo objeto, como lo indica el nombre, es rendir perenne culto a la San Imagen, creemos que todavía subsiste pero no ha tenido, según parece, todo el incremento que se podía esperar. En resumen, la asociación que más se ha generalizado y se ha hecho más popular es la de Hermanos Cargadores. A sus esfuerzos se dben las hermosas andas estrenadas en el año 1922.
Antes de esta fecha la Imagen del Señor que sale en la procesión había poseído un arco de plata pero no tan costoso como el actual. Según se dice en los papeles del Archivo del Monasterio, en el año de 1757 se mandó hacer un arco de ese metal y se invirtieron en su construcción 86 marcos y 7 onzas de plata piña, pero en el año 1771, al estrenarse el nuevo templo, hubo que deshacerlo para fabricar con él algunos objetos necesarios al culto. Más adelante fue sustituido, al menos en parte, pues en el año 1880, con motivo de la requisa que se hizo de la plata labrada por los gastos de la guerra, se despojó al Señor de varias piezas que le pertenecían. A partir de esa fecha no se veía en las andas otra plata que l de los milagros y exvotos que ofrecen los fieles agradecidos.
Siendo Mayordomo, Don Aurelio Koechlin, este caballero concibió la idea de hacer unas andas dignas de tan venerada imagen. Se constituyó un Comité encargado de recoger las erogaciones de los fieles y se buscaron los artífices que las habían que las habrían de labrar. En un principio se había pensado en haberlas terminado para el año 1921, Centenario de la Independencia, pero diversas causas retrasaron un año su ejecución. Las bases son de madera de roble y sobre ellas se alza un marco doble de plata pura, circundado d rayos, en los cuales se colocan las imágenes del Señor y de la Virgen, con cuatro tirantes de plata que descansan sobre la peana. Al pié y delante de cada uno d los cuadros hay una jardinera, también de plata, con candelabros cincelados, en donde se depositan las flores y se colocan algunos cirios. El peso total de andas es de 14 quintales y la soportan fácilmente diez y seis hombres. Se invirtieron en ella 450 Kilos de plata y el costo total de la obra, llevada a cabo por obreros nacionales, fue de 50,000 soles. La bendición de las andas se realizó el5 de Octubre de 1922, interviniendo en la ceremonia el Excmo. Sr. Don Emilio Lissón, Arzobispo de Lima, y el Presidente de la República, Don Augusto B. Leguía.
FUENTE: RP. Rubén Vargas Ugarte
Historia del Santo Cristo

GLM.

 


 


Han visitado esta web

 
 
 
Copyright 2010. Todos los derechos Reservados. Lima - Perú
Diseño y Hosting por :

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player